Gente de los medios películas de fábrica

Sobre las dos preguntas formuladas arriba gira Creadores de hits (Capitán Swing), un libro que -como indica su autor Derek Thompson en la introducción- trata sobre los “pocos productos e ideas que alcanzan extraordinaria popularidad y éxito comercial en la cultura pop y los medios de comunicación.La tesis de este libro es que, aunque haya muchos números uno en canciones, programas de ... 24-ene-2019 - Explora el tablero 'MEDIAX - Gente de Medios SC' de Carlos Lasala Sutil, que 207 personas siguen en Pinterest. Ver más ideas sobre Producción audiovisual, Audiovisual, Partes de la misa. El papel de los medios de comunicación en la política contemporánea nos obliga a preguntar por el tipo de mundo y de sociedad en los que queremos vivir, y qué modelo de democracia queremos ... A ella pertenecen el trato cotidiano con los medios y sus contenidos, así como la forma de pensar y de sentir determinada por ellos, los hábitos de leer, oír y ver, de consumo y comunicación ... Cavestany no deja nada a la improvisación, y ata en corto a unos personajes en constante desorientación.Como el espectador. Esa es una de las marcas de fábrica de su cine ('Dispongo de barcos', 'Gente en sitios'), adornado siempre con ese asco-pena tan característico y castizo que (casi) siempre termina haciendo de sus trabajos una comedia hiriente donde ver reflejados nuestros anhelos ... Estas Fábricas de películas amateur son un espacio, a modo de plató, hasta ahora instalado en centros de arte de prestigio, Nueva York, Sao Paulo y Paris, ésta última, en el Centro de Arte ... American Factory se encuentra disponible en Netflix desde este miércoles 21 de agosto y viene acompañada de una charla de 10 minutos entre Barack y Michelle Obama y los directores Steve Bognar y Julia Reichert. Es una conversación relajada de café, donde Michelle Obama se refiere por ejemplo a la recién creada compañía Higher Productions: 'Esta empresa es como nosotros dos (Barack y ... La Revolución Industrial se produjo durante los siglos XVIII y XIX, y transformó las comunidades agrarias rurales de Europa y América en sociedades industriales y urbanas. Antes de la Revolución Industrial la gente realizaba la mayor parte de la manufactura en sus casas, con herramientas manuales y maquinaria simple. Encuentra las 11 imágenes, fotos y carteles de la película Tom y Jerry: Charlie y la fábrica de chocolate en SensaCine.com. Todos los secretos y anécdotas de rodaje los encontrarás de 'Tom y Jerry: Charlie y la fábrica de chocolate' en SensaCine.com. La cinta está dedicada al actor Gene Wilder, el actor que dio ...

La familia en Alto Maullín (part2-final)( nosleep)

2020.07.21 06:04 scaredwifey La familia en Alto Maullín (part2-final)( nosleep)

Cuando acabé mi trabajo al día siguiente se me había hecho tarde, lloviznaba y estaba oscureciendo, pero aún así el Sr. Manuel, el chofer de ambulancia, cuidador y ocasional guardia del hospital estaba esperándome pacientemente junto a la camioneta de visitas, su parka descolorida bien abrochada dejando ver sólo unas colitas del delantal blanco que usaba a diario con tanto orgullo. Era un honor trabajar en el hospital, para la mayoría de la gente del pueblo: en mi inconsciente juventud, una crítica leve que hice al encontrarme con el equipamiento antediluviano del laboratorio al llegar me había costado la antipatía del personal más antiguo, que creía a patas juntas que un mechero Bunsen era lo más científico de la científico. Me habían perdonado supongo cuando empecé a traer computadores y apilar más exámenes, pero nunca iba a ser popular gracias a la antipatía de la vieja que era supuestamente mi asistente. El Sr. Manuel era uno de los más simpáticos funcionarios antiguos que había encontrado, y era quien me había ayudado a rescatar a uno de mis perritos, así que teníamos algo de lo que hablar.
- Cómo está el Remus, señorita?- me preguntó mientras me subía a la camioneta con su cruz al frente ( sí, era tan antigua que tenía el símbolo de la cruz roja, no AMBULANCIA escrito. La versión anterior había sido tirada por bueyes)
- Está poniéndose gordito, señor Manuel.- le dije, pero antes de que él pudiera echar a andar el motor, alguien se apoyó en mi ventana y di un salto con una colorida puteada en voz alta. Bajo la llovizna estaba la asistente social, una mujer diminuta que vivía en el pueblo hacía cincuenta años ( pero que aún era considerada " de fuera" por haber nacido en Talca, vaya) en la que a veces veía mi futuro, porque era soltera y por eso mismo considerada algo excéntrica.
- Qué necesita, Srta Raquel?-
- Vas a ir a ver a los Schwerter? Dicen que se va a poner feo el temporal más rato. Y no hay necesidad de que vayas, ya irá la ronda, si avisamos por teléfono a la posta!-
- Y si el cabro tiene una embolia, Srta Raquel? Preguntaron si tiene eritema o hematomas...?- pregunté, pero la verdad la mujer no me escuchaba. Había algo en su cara, algo raro y aprensivo, y aunque nunca había oído nada malo sobre ella me pregunté si acaso no quería que viera en qué estado vivían esa familia: si iba a repercutir sobre su reputación como asistente social si yo los encontraba en mal estado, si quizá tenía miedo de un sumario si yo destapaba alguna situación de abuso o abandono. Pero luego se me ocurrió que me miraba con lástima.
- Mira, si algo pasa, lo traerán al hospital, pero no hay ninguna necesidad de que vayas, es más de una hora, y tampoco es tu función...- insistió, y su mano muy huesuda emergió del montón de chales que usaba para agarrar mi parka mojada.- ... en realidad no deberías...-
Lo único que podía oír, es " a quién le importa que a un niño retrasado mental y con enfermedades genéticas se muera". Pues me importaba a mí, diablos.
- No me quedaré tranquila si no voy.- le dije secamente y me volví a la camioneta. Juraría que le oí un comentario de " Es porque eres tonta" cuando nos íbamos en la camioneta, pero mientras salíamos del pueblo y tomabamos el camino asfaltado que nos llevaba hacia el oeste, el Sr. Manuel me habló.
- La señorita Raquel se preocupa, sabe. Ustedes los del Laboratorio siempre están encerraditos, no tienen porqué ir a ver cosas feas.-
- Pero si estoy encerrada con una.- le dije, a lo que el chofer soltó la risa, porque detestaba a Katy y era su cuñada.
- Es que la gente al otro lado del río, los Schwerter, los Nikleschek... son gente rara, señorita. Son así desde que llegaron en los tiempos de mi abuelito. Unos iban a robar y a hacer cosas malas al pueblo cuando era nuevo... dicen cosas muy feas de ellos. A lo mejor por eso Diosito los castigó y les mandó tantos hijos enfermitos. Hay como dos nomás que son normales... una niña que se fue a estudiar y no volvió más y el chico Schwerter ese que dicen que va a heredar todo...-
- Si tienen algún dinero deberían tener algo mejor para cuidar a esos niños. No tienen un casa en el pueblo, más cerca del hospital?- le dije, agarrándome del marco de la puerta, porque tras un poco de asfalto, el camino se volvía tierra. La lluvia había parado un poco, y seguíamos los restos de lo que alguna vez había sido un camino apisonado, pero ahora estaba lleno de hoyos: y aunque sólo podías ver bosques de pinos de las forestales en todas direcciones, a veces veías las ruinas de una casa, un tejado roto, ladrillos rojizos entre el verde. Antes del terremoto del 60, habian tenido fábricas, y había ido en camino de ser un pueblo grande. Aún había interés en algunas de sus casas antiguas medio abandonadas en el pueblo: a mí me habían ofrecido una para arrendar cuando estaba buscando, con nueve dormitorios y dos pisos, un hoyo en el techo sin reja. (Dije no gracias)
- No se puede tener a esos niños en el pueblo, no sabe? Son peligrosos. Pueden ser muy violentos. Por eso la señorita Raquel no quería que fuera, señorita. Yo voy a entrar con ustedes porsiaca.- dijo, ceño fruncido. Estuve a punto de decirle que no necesitaba ayuda para controlar a un chico de ocho años, pero recordé que en mi práctica, al hacer un tiempo de sangría, una chiquita de nueve había visto su sangre y se había vomitado inmediatamente como el exorcista sobre mí, mi profesora y sus padres, y cerré la boca.
Nunca había estado en ese camino, y cuando el bamboleo ya parecía capaz de volcarnos, divisé un puente sobre el río barroso que llegaba al pueblo. A la altura del pueblo no era más que un canal barroso, de un color chocolate rojizo, lento y espeso: aquí era torrentoso, espumante, borboteando tanto que daba la ilusión de que hervía. Había un gran puente de cemento partido al medio, con barandas bajísimas, a un costado, cargado de líquenes: lo que atravesamos para cruzarlo era uno de esos puentecitos mecanos de metal que son casi una jaula, que te dejan mirar el agua debajo tuyo entre los barrotes de un modo enervante. Cuando atravesamos, fue como si se hiciera de noche de repente y se largó una lluvia intensa: a pesar de los limpiaparabrisas, no sé cómo el Sr. Manuel podía ver adónde íbamos. No hablamos más, porque necesitaba concentrarse en la conducción: y era poco más que una huella de bueyes lo que seguíamos, arriba y arriba, lo que se sentía raro porque esa zona de la décima region es bastante plana. Pero entre la oscuridad y el barro de repente vi unas luces amarillentas, y al fin dos postes de luz de neón naranja, que aparentemente le daban luz a la casa entre ambos.
El señor Manuel se estacionó y yo me quedé paralizada con la mano en el vidrio empañado. No sé qué me había imaginado, pero no era eso. No parecía un pueblito de posta: había visitado algunos en mi internado, pequeñas parcelas alrededor de colegios rurales y algún minimarket colorido. No, esto más que un pueblito, era una casa: una sola casa. Tenía varios edificios, grandes y sombríos: parecían galpones, un bungalow abandonado, unas mediaguas en círculo, más atrás otra casa con las ventanas tapiadas y pintadas. Conté al menos nueve estructuras, varias de ellas con vidrios rotos, recubiertas con plásticos, techos hundidos, pasto en todas direcciones. No sé cómo se habría visto con luz de sol, pero esa noche de tormenta cubierta de barro y bajo esa luz naranja era algo siniestro, con sombras negras como el carbón, y yo, con mi bolsita con tubos y mi botellita de sulfato de cobre, me sentía muy chiquita de repente.
Pero, diablos, había venido a ver a ese niño y lo iba a hacer. Me bajé de la ambulancia, hundiéndome hasta medio pie en el baro espumoso, y caminé a lo que parecía la mediagua más cercana, con el Sr. Manuel detrás. Había luz, esa luz amarilla de las ampolletas antiguas en varias de las estructuras, y sombras se movieron, como si mucha gente se asomara al verme pasar: pero no veía a nadie, y cuando llamé " Aló!" mi voz sonó muy delgadita.
Un GONG me hizo saltar. No había visto una campana grande, extrañamente lujosa y muy anticuada, sostenida por una mano de bronce, que colgaba amarrada con una cuerda del poste de cemento de la luz, que el Sr Manuel hizo sonar. Lo miré bastante descolocada, pero él estaba muy serio, y cuando volví a mirar, vi que de una de las mediaguas salían dos mujeres altas y gruesas, a las que no conocía. Puse mi mejor sonrisa de profesional, y luego me pregunté porqué diablos me había espírituado tanto: la mayor de las mujeres, con el pelo blanco ya, un vestido de lana y un especie de chubasquero encima me sonreía, y la segunda, una mujer de mediana edad con pelo muy rubio y cara arrugada pero simpática, traía media sopaipilla en la mano.
- Buenas noches. Perdónenos por molestar. La señorita es la tecnóloga del hospital, y se preocupó porque le salieron malos los exámenes a uno de los niños. Como no está el doctor quizo venir...- explicó el Sr Manuel, a lo que me pregunté si lo de la llamada de la posta había sido mentira o qué, porque deberían haber sabido que veníamos. Pero las dos mujeres asintieron, y la mayor hizo una mueca mientras me hacían gestos para que me pusiera a salvo de la lluvia, en el techito sobresaliente de su casita.
- Miren que amable... que linda es la señorita... pobre señorita, con esta lluvia venir para acá...-
- Quisiera ver a... Adrián.- dije yo, revisando mi agendita.- Donde está? Sus exámenes son malos, debería estar hospitalizado...-
- No, su mamá lo sabe cuidar, está arriba ya...- dijo la mayor, su voz calma. Por un momento pensé que hablaba del cielo y que el niño se había muerto, pero luego caí que señalaba la casa detrás de las mediaguas, que se veía oscura, enorme, y tenía al menos tres pisos. Alguna vez debía haber sido una casa bastante señorial, pero era prácticamente una ruina.
- Lo tienen ahí arriba?- dije con horror, porque parecía que el lugar no sólo se llovía, sino que parecía abandonado.
- Es que necesitan más espacio.- dijo la primera señora en un tono dulce.- Y como llueve tanto no pueden jugar afuera...-
Traté de sonreír, pero seguro era como una mueca.- Puedo verlo?-
- Pero si él estará bien ya, su mamá lo trató...-
- Me gustaría verlo.- insistí, ya un poco irritable: no me había dado semejante paseo para irme contenta con ese comentario. Por sobre mi cabeza, pesqué una mirada sombría de la vieja con el Sr. Manuel, que fue a la ambulancia, y sacó una linterna enorme, y para mi espanto, una ganzúa de metal.
- Yvonne es la mamá de Adrián?- preguntó, a lo que las viejas asintieron. Echó a andar a la casa sin decir nada más, y yo troté detrás suyo, tropezándome en los charcos.
- Para qué es eso?- exclamé alarmada.
- Es uan casa vieja, pueden haber ratones.- me dijo con esa voz que yo ya identificaba como Es Usted Una Niña De Ciudad Estúpida.
- Ah.- dije, idiotamente. Tras las mediaguas, la casa era realmente muy grande, y tenía literalmente encima unos robles que habían crecido hasta apoyar las ramas en los techos. Parecían ser tres pisos y un ático, y seguramente alguna vez había sido grande y bonita, pero ahora era una horripilancia, y toda parecía ser del mismo color barroso.
No había puerta: la entrada era una arco de cemento goteante. Lo seguí por un piso de cemento encharcado, pero aún sin linterna nos habríamos podido guiar: la casa no tenía luz, pero el resplandor naranjo del exterior entraba bien a través de ventanas y puertas arrancadas. En lo que debía haber sido la sala, había pasto de medio metro de alto y lo que parecían una hojas de plantas de papas. me mantuve a distancia del pasto, pensando en lo que había dicho sobre ratones- no me dan miedo ni asco: lo que me habría dado pena sería pisar alguno- y al dar una vuelta, encontramos una escalera de ladrillo que era más amplia que la del hospital en donde hice la práctica. Tenía descansillos y todo, pero si alguna vez había estado alfombrada o enlosada, ahora sólo quedaba los ladrillos. Dimos dos vueltas, y me estremecí un poco al ver un largo pasillo totalmente oscuro: pero en la siguiente vuelta, en el piso tres, vi con alivio la luz de unas ampolletas, y lo que parecía un grupo sentados alrededor de un hornillo, de esos de carbón, envueltos en mantas y con tazas de latón enlozado en la manos.
- Yvonne?- llamó el Sr Manuel, y una de las mujeres se volvió. Parecía una anciana, con su poncho oscuro abrigándola. Después iba a enterarme de que tenía mi edad.- Es la señorita del laboratorio...-
- Hola, buenas noches. Yo hago los exámenes en el hospital. Vi el de Adrián y me preocupé. Como no está el doctor con la ronda, vinimos a verlo.-
- Ah, del hospital!- dijo otra de las mujeres, habían unas cinco.- deben tener frío, no quiere un matecito...-
- Cómo le ofreces esa mierda a la señorita fina...-
- Adrian esta arriba con los niños, ya es hora de acostarse.- me dijo Yvonne, y me di cuenta que se tambaleaba un poco. Dios me perdone, mi primer pensamiento fue que estaba borracha, pero la palidez de su piel, y las arrugas en su cara parecían dolor no alcoholismo.- Ya lo atendí, de la posta dijeron... dijeron que de nuevo tenía la sangre espesa?-
- Sí, traje todo para una flebotomía...- le dije, un poco asustada por su rostro algo ido, atontado.- Cómo lo atendiste...?- pregunté, un temor creciente a su gesto perdido.
Se me acercó, y se tropezó con sus propios pies: pero cuando se agarró de mí para no caerse, su cara tan blanca tan cerca, bañada en sudor, me apuntó con la mano, y vi, a la luz de la hornilla, un viejo lechero descascarado, que tenía adentro lo que parecía un machete, y estaba todo rojo.
Soy tecnólogo. Nuestro uniforme en rojo vino precisamente para que no se vean las manchas de sangre. La sangre nos da lo mismo: en las películas, soy la primera en chillar que oigan, ese zombie está super anémico. Pero las gotas dentro de ese lechero viejo me dejaron helada y entonces me di cuenta, porque conozco ese olor a la perfección, que Yvonne olía a sangre.
A mucha sangre.
Retrocedí bruscamente y a ella se le doblaron las piernas. Manuel se lanzó adelante a sostenerla, y entonces vi que el poncho le goteaba oscuro, goteaba en el suelo, sobre mis botas embarradas, y las mujeres se lanzaron también a sujetarla, aunque no se veían realmente preocupadas.
-... deje, si tenías que tomarte el mate primero, señorita no se asuste el que el Adriancito no quería...-
-... No te vas a desmayar por un mordisco de tu hijo, cabra tonta, cuando tenía tres a la vez ahí te quiero ver, me dejaban como chicle...-
- Qué le hiciste a ese niño?- exploté, espantada, tratando de controlar mi voz.- Dónde está?!-
- Está arriba, pero déjelo que bote un poco más de sangre para que se ponga más tratable...- me dijo una de las viejas. Alcancé a oír NO! SEÑORITA! que gritó el señor Manuel, pero agarré mi bolso y corrí al último piso, al ático: y los dejé ahí con la mujer herida, porque todos mis nervios decían que habían hecho algo terrible. Dejar sangrar a un niño? Solo? Qué clase de monstruosidad toleraba esa gente?
No había puerta al final de la escalera: sólo una abertura a una sala enorme, que parecía tener el largo de la casa. La luz no era naranja ya: era de un blanco pálido, lechoso, porque afuera se habían abierto las nubes y había algo de luna entre la lluvia. La sala estaba sembrada de pilares cuadrados, que asumí eran estructurales de la casa.
Y junto a uno de esos pilares había algo encadenado.
Lo único que puedo decir es que la idea de un niño encadenado me volvió loca. Me lancé adelante casi sin mirarlo: estaba dispuesta a pelear con toda esa familia y hasta con el señor Manuel, y dispuesta a cargármelo a la espalda y armar la de Dios hasta llevármelo al hospital, aunque tuviera que defenderlo a puñetazos. Agarré la cadena, que tenía un candado enorme, y empecé a hablar como una histérica, asegurándole que lo sacaría de ahí, que iríamos al hospital, que iba a ayudarlo...
Lo que se dio vuelta y me atacó no era un niño.
Recuerdo una boca enorme, con varias filas de dientes como un tiburón. Recuerdo brazos: brazos huesudos, musculosos, que parecían tener venas como mangueras bajo la piel y que se movían como las patas de una araña: y un sonido ronco, gutural, como el que hace la gente muy vieja o muy loca. era más grande que yo: era como un fardo enorme, que cayó sobre mis piernas, y trepó, y el olor de la sangre se mezclaba con un olor más viejo, como de pescado podrido, intenso, algo tapándome la cara sintiéndose como piel suelta que me ahogaba, y entonces me mordió, y el dolor era como la picadura de una abeja, de muchas abejas, de cientos de abejas subiéndome por el brazo.
Traté de gritar y se me llenó la boca de esa carne suelta: y entonces algo lo arrancó de mí, vi el relampaguear de la linterna, y el señor Manuel le tomó de la cintura como un bulto y recuerdo en flashes, la escalera, la lluvia, el portazo de la camioneta. Me miré el brazo, y me faltaba un pedazo de carne junto arriba del codo. No podía hablar. No podía decir nada. Me tomó un rato, incluso mientras mecánicamente me hacía un torniquete y la camioneta saltaba como una resortera por el camino empapado, darme cuenta que gritaba con toda la voz que tengo sin parar, casi sin respirar, como aúllan las sirenas de incendios.
Parte 1: https://www.reddit.com/Miedo/comments/htt4oo/la_familia_en_alto_maull%C3%ADnnosleep/
submitted by scaredwifey to Miedo [link] [comments]


2018.04.05 20:50 master_x_2k Agitación IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Agitación IV_____________________

“Estaré allí. Sí-” Vi una luz en la ventana de la sala y puse mi mano sobre la mitad inferior de mi teléfono celular mientras investigaba brevemente. Maldita sea, mi papá estaba en casa. Puse el teléfono en mi oreja, “Lo siento, tengo que correr. No. No. Mira-”
Cuando escuché que se abría la puerta del frente, cerré el teléfono y lo metí en mi bolsillo. Me disculparía por colgar más tarde. Definitivamente no quería que mi padre viera el teléfono. No pensaba que me prohibiría tener uno, pero desde la muerte de mi madre, los teléfonos celulares tenían fuertes connotaciones negativas. Eso, y tendría que explicar dónde lo conseguí y cómo lo pagué.
Brian me había dado tres teléfonos celulares idénticos – todos desechables – a primera hora de la mañana, y había decidido ir con él al loft en lugar de ir a la escuela. Tal como lo veía, no tenía mucha oportunidad de concentrarme en las clases con el robo del jueves ocupando mi atención además del estrés de simplemente estar allí y esperar a que aparezcan las consecuencias de haber salteado clases. Además, racionalicé, no tenía mucho sentido ir si sabía que faltaría de nuevo para ir a robar al banco. Me había prometido a mí misma que iría pasado mañana. A afrontar las consecuencias.
Pasé el día con el grupo. Rachel había salido del apartamento; los otros no especificaron por qué y no me interesaba lo suficiente como para arriesgarme a parecer demasiado curiosa al preguntar. Entonces, solo éramos Brian, Alec, Lisa y yo. Habíamos definido los detalles finales del robo y había decidido qué armas quería que Lisa le pidiera al jefe. Elegí un cuchillo de combate y una porra policial telescópica. El cuchillo serviría para emergencias y para aquellas personas que eran demasiado duras para herir con la porra. La porra, de cincuenta centímetros de largo cuando estaba completamente extendida, era para un uso más general, y ofrecía más fuerza de la que obtendría con mis puños. Lisa me había prometido que los tendría para mañana.
Después de eso, evitamos el tema del robo, por algún acuerdo tácito. No sería bueno pensar demasiado o arriesgarse a ponerse demasiado nervioso. De cualquier manera, sentí la necesidad de quemar algo de energía nerviosa, así que ayudé a limpiar el armario de almacenamiento a la hora del almuerzo, con la ayuda de Lisa y Brian. Habíamos solucionado el problema, habíamos encontrado un lugar para todo y habíamos armado la habitación con cosas que les sobraban. El material incluía un tendedero extensible, un vestidor, un colchón inflable y una mesita de noche con una lámpara adjunta. Era suficiente espacio para guardar algunos artículos de tocador, un cambio de ropa o dos, mi traje y mi equipo. Lisa pasó mucho tiempo hablando de lo que podía hacer convertir este espacio en algo mío, lo que podía comprar, cómo podía decorar, pero estaba contenta con lo que teníamos allí. Me gustaba un poco que fuera algo espartano, porque encaja con que no planeaba quedarme tanto tiempo mientras que se sentía extrañamente apreciativo de ser aceptada como parte del grupo.
Habiéndonos cansado, todos nos derrumbamos en los sofás y vimos algunas de las películas de Alec de la Tierra-Aleph[1], la Tierra alternativa con la que nuestra Tierra se había estado comunicando desde que el Profesor Haywire[2] hizo un agujero entre las realidades. Los medios de comunicación eran una de las pocas cosas que se podían intercambiar a través del agujero. Para resumir, podrías obtener libros, películas y DVDs de programas de televisión del otro mundo, si estabas dispuesto a aceptar el precio. ¿El beneficio? Pasé la tarde viendo cómo el otro universo había manejado los episodios uno y dos de las películas de Star Wars.
Realidad: todavía eran bastante decepcionantes.
Para cuando mi padre llegó, tenía chuletas de cerdo descongeladas, espolvoreadas con limón y pimienta y sentadas en una sartén, con verduras en el microondas. Cocinar era el tipo de cosa que comenzabas a hacer cuando solo tenías un padre, a menos que realmente te gustara la comida para llevar.
“Aló”, me saludó mi padre, “Huele bien”.
“Empecé la cena un poco temprano porque hay un lugar al que quiero ir, esta noche, ¿Si eso está bien?”
Trató de ocultarlo, pero pude ver un poco de decepción. “Por supuesto”, dijo, “¿Tus nuevos amigos?”
Asentí.
“Déjame cambiarme y luego te preguntaré todo sobre ellos”, prometió mientras se dirigía al piso de arriba.
Estupendo. No había tenido que responder estas preguntas anoche porque mi padre había trabajado hasta tarde. Mi mente comenzó correr tratando de anticipar preguntas y pensar en detalles creíbles. ¿Debería usar sus nombres reales? ¿O al menos, los nombres que me dieron? No estaba segura de si eso sería un abuso de confianza. Decidí usar sus nombres reales por la misma razón por la que decidí usar el mío con ellos. Simplemente prevenía los desastres si mi padre alguna vez los encontraba, lo cual era una idea aterradora, o si me llamaban.
No tenía que preocuparme que mi padre escuchara del arresto de cuatro chicos, todos los cuales tenían el mismo nombre que mis “amigos”, ya que la mayoría de ellos eran menores de edad y sus nombres se mantendrían ocultos bajo la ley. También tenía la impresión de que los tribunales no siempre desenmascaraban capas cuando los arrestaban. No estaba completamente segura de qué pasaba con eso. Parecía algo sobre lo que preguntarle a Lisa.
Para cuando mi padre había bajado las escaleras, había resuelto tratar de mantener mis mentiras lo más cerca posible de la verdad. Sería más fácil mantener todo en orden de esa manera. Eso, y odiaba mentirle a mi papá.
Mi papá se había cambiado la camisa de vestir y los pantalones de color caqui, en una camiseta y jeans. Me revolvió el pelo y luego se hizo cargo de la última parte de la cocina. Me senté en la mesa para poder hablar con él.
“Entonces, ¿qué está pasando?”, Preguntó.
Me encogí de hombros. Odiaba sentirme así de tensa cerca de mi papá. Nunca me había molestado acerca del acoso, así que siempre había sido capaz de volver a casa y dejar caer mi guardia. No podía hacer eso ahora, porque estaba que él se enterara de mis faltas a clase en cualquier momento, y mis nuevos ‘amigos’ trajeron un montón de secretos y mentiras a la mezcla también. Me sentí como si estuviera al borde de una pérdida de confianza terminal. Un error o una sola llamada telefónica preocupada de la escuela, y mi padre probablemente enloquecería, y las cosas no serían las mismas entre nosotros por mucho tiempo.
“¿Me dirás sus nombres?”, Preguntó. Puso la comida en platos y la llevó a la mesa.
“Brian, Lisa, Alec, Rachel”, confesé, “Son agradables. Me llevo bien con la mayoría de ellos.”
“¿Dónde los conociste? ¿Colegio?”
Negué con la cabeza,” quería alejarme de la escuela por un tiempo, así que tomé un autobús al centro de la ciudad para tomar un descanso. Me encontré con ellos en la biblioteca.” Verdades parciales. Realmente no se podía tomar un autobús hacia el centro de la ciudad y viceversa durante el almuerzo; lo había intentado cuando estaba evitando al trío, pero dudaba que mi padre lo investigara. Sin embargo, técnicamente me cruce con los Undersiders en la biblioteca.
“¿Van a la biblioteca a la hora del almuerzo? ¿Cómo son?”
“Brian es genial. Él es con quien he hablado más.”
“Un chico, ¿eh?” Mi papá movió las cejas hacia mí.
“¡Papá, detente! No es así”, protesté. Dudaba que Brian tuviera el más mínimo interés en mí, sobre todo porque tenía dos o tres años menos que él. Además, bueno, yo era yo. Opté por no mencionar la diferencia de edad a mi padre.
Cambiando el tema, dije, “Lisa es agradable también. Realmente inteligente, aunque no he hablado tanto con ella. Es agradable poder salir con otra chica de nuevo, incluso si ella es muy diferente de mí.”
“Si ella es inteligente, no puede ser tan diferente de ti.”
Podría haberme pateado a mí misma. No podría explicar que ella era una de los malos, mientras que yo era una aspirante a superhéroe, o exactamente cómo era ‘inteligente’. Me había arrinconado en un lugar donde no tenía una respuesta preparada, y tenía que evitar hacer eso. Buscando una respuesta, le dije: “Solo es un año mayor que yo, y ya se graduó de la escuela secundaria”. Esa era la verdad. Ella hizo trampa, pero técnicamente se graduó.
Mi papá sonrió, “Impresionante. Dime que son excelentes estudiantes que pueden servir como buenos modelos para ti “.
Podría haberme atragantado. ¿Buenos modelos de conducta? ¿Ellos? Mantuve mi compostura y me limité a sonreír y sacudir la cabeza, “Lo siento”.
“Una pena. ¿Qué hay de los demás?”
“Alec es el más joven, creo. Un poco difícil de conectar con él. Es un artista increíble, por lo que he visto, pero realmente no lo veo dibujar. Parece algo difícil hacer que se interese o se involucre en algo. Siempre se ve aburrido.” Cuando dije las palabras en voz alta, me di cuenta de que no eran exactamente ciertas. Las dos veces que había visto a Alec reaccionar ante algo había sido cuando le había gastado su pequeña broma a Brian, haciéndolo tropezar, y después de que Perra y yo estuviéramos peleando. Un toque de regodeo en su personalidad, tal vez.
“¿Y la última? ¿Rita? ¿Rachel?”
“Sí, Rachel. No me llevo bien con ella. No me agrada.”
Mi padre asintió, pero no dijo nada. Esperaba a medias la frase parental típica de ‘tal vez si tratas de mostrar interés por las cosas que le gustan’ o algún otro consejo tonto. Mi padre no me hizo eso, solo tomó otro trozo de chuleta de cerdo.
Elaboré un poco, para llenar el silencio, “Ella quiere las cosas a su manera, y cuando no lo consigue, se vuelve cruel. No sé. Ya tengo suficiente de eso en la escuela, ¿sabes?”
“Lo sé”, dijo mi padre. Fue un buen pie para que él me preguntara sobre lo que estaba pasando en la escuela, pero él no lo usó. Se mantuvo callado.
Me sentí inmensamente agradecida en ese momento. Mi papá estaba respetando los límites que yo había establecido, no presionando, no buscando más. Hizo esta conversación mucho más fácil de lo que podría haber sido, y sabía que no podía ser tan fácil para él.
Sentí que le debía algo por eso. Suspirando, admití, “Como, en la escuela. ¿La gente, eh, que me está haciendo pasar un mal rato? Como que me arrinconaron todos, el lunes. Solo, ya sabes, turnándose para insultarme. Es por eso que necesitaba alejarme y me fui al centro.” Me sentí avergonzado al decirlo, porque era lo suficientemente humillante vivirlo como para tener que contarlo, y porque se sentía tan desconectado del resto de la conversación. Pero si no lo decía en ese momento, no creo que hubiera podido.
Mi padre se quedó quieto. Pude ver cómo se componía y elegía sus palabras antes de preguntar: “¿No hay que disminuir lo mucho que apesta ser humillado así, pero no hicieron nada más?”
Levanté las cejas en interrogación mientras masticaba. Lo hicieron, más o menos, pero no pude decir ‘Usaron la muerte de mamá para joderme la cabeza’ sin tener que explicar lo de Emma.
“¿Algo como lo que pasó en enero?”, Preguntó.
Bajé los ojos a mi plato, luego sacudí la cabeza. Después de unos momentos, dije: “No. Enero fue una cosa de una vez. Desde entonces, han hecho ‘’bromas’ más pequeñas, me han molestado, pero no han repetido las actuaciones en ese frente.” Hice citas con mis dedos mientras decía ‘bromas’.
“Está bien”, dijo mi padre, en voz baja, “Es un alivio saber”.
No tenía ganas de compartir más. Uno pensaría que me sentiría mejor, después de abrirme, pero no lo hice. Me sentí frustrada, enojada, incómoda. Fue un recordatorio de que no podía tener una conversación real con mi padre como solía hacerlo. Más que nada, me sentí culpable. Parte de la culpabilidad se debía a que aparentemente había dejado que mi padre pensara que cada vez que me intimidaban, era como había sido ese día, hace casi cuatro meses, cuando las cosas habían empeorado. Apuñale un poco de grasa con mi tenedor.”
“¿Cuándo ibas a salir?”, Preguntó mi papá. Eché un vistazo al reloj digital en la estufa y noté la hora.
Me alegré por la excusa para escapar, “¿Ahora? ¿Está bien eso? No tardaré mucho.”
“¿Te encontrarás con tus amigos?”, Preguntó.
“Solo voy a ver a Lisa para tomar un café y conversar, lejos del resto del grupo”, le dije mientras me ponía de pie y movía mi plato al fregadero. La mentira fue más pesada en mi conciencia después de la conversación abierta que acababa de tener con él.
“Toma, espera”, dijo. Se levantó y buscó en su bolsillo su billetera. Me dio uno de diez, “Para el café. Lo siento, no tengo más. ¿Qué te diviertas?”
Lo abracé, sintiéndome dolorosamente culpable, luego me dirigí a la puerta de atrás para ponerme los zapatos. Estaba abriendo la puerta cuando apenas lo escuché decir, “Gracias.”
“Te quiero papa.”
“Yo también te quiero. Cuídate.”
Cerré la puerta, agarré la bolsa de gimnasia que había escondido debajo de los escalones de atrás y me dirigí a la casa en un trote ligero. Mantuve la bolsa de gimnasia baja para que mi papá no me viera llevándola.
Tomé la misma ruta general que tomé en mis carreras matutinas, en dirección este, hacia la bahía. Esta vez, sin embargo, en lugar de girar hacia el Paseo Marítimo, me dirigí al sur.
En su apogeo, cada pulgada de la ciudad había sido una metrópolis bulliciosa. Los barcos iban y venían a todas horas, los trenes llegaban para entregar los bienes que se enviarían al extranjero y la ciudad estaba repleta de gente. El extremo norte de la bahía, especialmente el área cercana al agua, estaba dedicado completamente a la industria. Barcos, almacenes, fábricas, ferrocarriles y hogares para todos los que se dedicaban a esos trabajos. También tenías al ferry atravesando la propia bahía.
El ferry era el proyecto particular de mi padre. Aparentemente, fue una de las primeras cosas que se fueron cuando la importación / exportación se secó. Sin el ferry, los Muelles se habían desconectado del resto de la ciudad, a menos que estuvieras dispuesto a conducir por media hora más o menos. Mi padre sostenía la opinión de que la falta de ese medio de transporte hacia el resto de la ciudad era la razón por la cual los Muelles se habían convertido en lo que eran hoy. Creía que, si el ferry comenzaba a funcionar nuevamente, se crearían puestos de trabajo, las personas en los vecindarios de bajos ingresos tendrían más acceso al resto de la ciudad, y la dinámica de clase baja o clase alta, sin clase media, de Brockton Bay se suavizaría.
Así que, cuando había estado tratando de pensar en un lugar que era bastante privado pero fácil de encontrar, pensé en el ferry. Probablemente podría agradecerle a mi papá por la idea.
Me acerqué a la estación y encontré un baño en desuso para cambiarme al traje.
El edificio y el ferry en sí estaban bien cuidados, al menos en el exterior, que fue una de las razones por las que mi padre pensó que le costaría muy poco hacer que las cosas funcionaran nuevamente. Aun así, ese no era el problema de la ciudad. No querían proporcionar a los adictos y los pandilleros un acceso fácil al resto de la ciudad, mientras pagaban por brindar el servicio, por la mera esperanza de _tal vez _obtener mejoras para el futuro. Por lo tanto, la ciudad mantuvo la estación y el ferry muy bonitos para cualquier turista que se alejara lo suficiente al sur del Paseo Marítimo y mantenía eternos carteles de ‘temporalmente fuera de servicio’ y ‘muy pronto en todo el edificio y en los folletos. Aparte de los reemplazos regulares para mantenerlos como nuevos, los carteles no se habían eliminado en casi una década.
Ignoré las puertas que daban al interior de la estación y, en su lugar, me dirigí hacia el patio exterior que daba a la bahía. Había algunos paneles grandes de vidrio para romper el viento, y mesas de piedra y bancos para aquellos que quieran sentarse a comer. Fue uno de los mejores puntos de vista para ver el Cuartel General del Protectorado[3] en todo su esplendor. El cuartel era una serie de arcos y agujas montados en una plataforma petrolera renovada. Incluso la plataforma sobre la que se construyó era hermosa, con bordes duros y líneas de barrido. Todo estaba iluminado por focos polarizados y contra una tenue corona de colores cambiantes, como la aurora boreal atrapada en forma de burbuja de jabón. Un campo de fuerza, siempre encendido, protegiendo a las personas que vigilaban Brockton Bay.
Cuartel General del Protectorado
“No estaba seguro si aparecerías”, una voz masculina rompió el silencio.
Me volví para mirar Armsmaster, “Lo siento. Tuve que colgar a tu recepcionista. Llamo la vida real.”
Parecía de alguna manera diferente a la primera vez que lo conocí. Sus labios estaban en una línea dura, sus pies más separados. Tenía los brazos cruzados sobre el pecho con la alabarda en una mano, el palo apoyado contra su hombro. Transmitía una actitud tan diferente que momentáneamente me pregunté si era la misma persona bajo el traje.
“Tengo que pedir un favor”.
[1] Aleph, es la “A” en el alfabeto hebreo.
[2] Haywire: Caótico, loco o fuera de control. Normalmente referido a equipos electrónicos o electricos.
[3] PHQ: Creo ya lo mencioné antes, el Protectorate Headquarters.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.15 22:17 master_x_2k Caparazón V

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_________________________Caparazón V_________________________

Las puestas de sol siempre son mejores después de unos días de mal tiempo. Hoy no era una excepción. Tras el día y medio de lluvia intensa que habíamos sufrido, el cielo se estaba volviendo de vivos tonos anaranjados y carmesíes, con reflejos púrpuras sobre las delgadas nubes que se movían rápidamente con el fuerte viento. Parecía especialmente sorprendente cuando nos acercamos al agua de la bahía, pero ninguno de nosotros estaba realmente de humor para apreciarlo.
Era como si fuéramos un grupo completamente diferente de personas del grupo de amigos que habían caminado del mercado al departamento. No hubo conversación, bromas ni acercamiento. Todos estábamos pensando lo mismo: que algo estaba mal, que algo había sucedido. Sin embargo, nadie expresó sus sospechas, como si existiera el acuerdo tácito de que solo lo haríamos realidad diciéndolo en voz alta.
En silencio, tomamos el autobús en el ferry y bajamos en la Playa de Maniobras[1], la parte de los Muelles que se encontraba frente al Paseo Marítimo.
Como grupo, caminamos a media cuadra de la parada de autobús, alrededor de la parte trasera de un edificio abandonado, y nos quitamos la ropa de civil. La instalación de almacenamiento estaba a solo una cuadra de la Playa de Maniobras. Justo detrás de la alambrada, pude ver largos vagones abandonados repartidos como enormes lápidas desmoronadas, cubiertos de malezas, rodeadas de botellas desechadas y refugios improvisados. Toda la zona estaba desolada, vacía. Era difícil decir por qué el autobús incluso llegaba por aquí. Supuse que tal vez había una tripulación mínima de empleados que mantenían las vías para un tren que pasara por casualidad.
Descendimos al laberinto. Cada depósito de almacenamiento tenía solo unos tres metros por tres de ancho, pero había cientos de ellos, cada uno unido al que estaba al lado, organizado en hileras desorganizadas de diez o veinte chozas de ladrillos. Era una vista bastante común; lugares como este estaban dispersos por todo Brockton Bay. Hace décadas, cuando las tasas de desempleo se dispararon, la gente comenzó a usar los depósitos de almacenamiento como un lugar para vivir. Algunas personas emprendedoras se habían avispado y bloques de almacenamiento como este habían aparecido en el lugar de depósitos y estacionamientos en ruinas. Fue, en un sentido clandestino, el alojamiento de menor presupuesto que podrías encontrar, una forma para que las personas que habían tenido apartamentos y casas propias tuviesen sus posesiones más preciadas y durmieran en una cama por la noche.
Pero las cosas se pusieron feas. Estas instalaciones de almacenamiento se convirtieron en nidos de drogas, lugares de reunión para pandillas y áreas donde los locos se congregarían. Las epidemias de la gripe y la faringitis estreptocócica habían barrido a través de estos "barrios" de grupos de personas muy sucios, sin lavar y desnutridos, y habían dejado muertos a su paso. Algunos que no murieron por enfermedad fueron acuchillados por sus pertenencias o murieron de hambre, y los cadáveres se pudrieron detrás de las puertas cerradas de sus armarios alquilados. Al final, la ciudad puso mano dura y los depósitos cayeron en desuso. Para entonces, la industria local había caído lo suficiente como para que los indigentes y los desposeídos pudieran migrar a los talleres abandonados, las fábricas y los bloques de apartamentos para asentarse allí. Los mismos problemas generales todavía estaban allí, por supuesto, pero al menos las cosas no estaban tan densamente empaquetadas en una situación volátil.
Eso dejó a estas extensiones de depósitos diseminados por toda la ciudad, particularmente en los Muelles. En su mayor parte no se usaban, solo hilera tras hilera de cobertizos idénticos con números descoloridos o ilegibles pintados en las puertas, cada uno con un techo de acero corrugado atornillado de manera segura en la parte superior, lo suficientemente inclinado como para que la gente no pudiera caminar o dormir cómodamente encima de ellos.
"Estamos buscando el trece cero seis", Grue habló, rompiendo el silencio que había caído sobre nosotros durante media hora. Nos llevó unos minutos encontrarlo. Realmente no había ninguna rima o razón para el diseño de los depósitos o la numeración. Probablemente, supuse, los armarios habían sido colocados donde había espacio, y dado el primer número que estaba disponible. La única razón por la que encontramos el depósito tan rápido como lo hicimos fue porque Brian había estado aquí antes con Rachel. La vastedad del espacio y la desorganización eran en gran parte la razón por la que habíamos escondido el dinero aquí, por supuesto. Si incluso nosotros teníamos problemas cuando sabíamos hacia dónde íbamos, a alguien que supiera el número y nos sacara la llave le tomaría todavía mas tiempo.
Mientras Grue jugueteaba con la cerradura, miré hacia abajo a ambos lados del callejón en el que estábamos. Excepto por un montacargas estacionado a corta distancia, estaba inquietantemente silencioso. Un pueblo fantasma, pensé. Si existieran los fantasmas, residirían en un lugar como este, donde se había producido tanta miseria, violencia y muerte.
"Mierda", dijo Grue, cuando la puerta se abrió. Mi corazón se hundió.
Me puse de puntillas para echar un vistazo al interior. El depósito solo albergaba una amplia mancha en la gruesa capa de polvo en el piso, una sola bombilla colgando de un cable de alimentación, y una mancha oscura en la esquina. Sin dinero.
"Yo voto que la matemos", dijo Regent.
Mis cejas se levantaron, "¿Crees que fue Bitch? ¿Crees que ella simplemente tomaría el dinero y correría?”
"Si me preguntas hace cinco horas, hubiera dicho que no", respondió Regent. "Te hubiera dicho, claro, ella es un tiro al aire, es imprudente, loca, se cabrea fácilmente y hospitalizaría a las personas que la hicieron enojar... pero hubiera dicho que ella es leal, que incluso si nosotros no necesariamente le gusta- "
"A ella no le gusta nadie", interrumpí.
"Claro, a ella no le gusta nadie, nosotros incluidos, pero somos lo más cercano que tiene a amigos o familiares, además de sus perros. No hubiera pensado que ella tiraría eso ".
"No lo hizo", dijo Tattletale, "No fue ella".
"¿Quién fue?", Preguntó Grue. El eco inquietante de su voz tenía un borde de ira.
"Una capa", replicó Tattletale, casi distraídamente, como si estuviera enfocándose en otra cosa, "Alguien que pueda abrir cerraduras. Esa puerta no fue forzada ".
"¿Un villano?", Le pregunté.
"Un villano", se hizo eco de Tattletale. No podía decir si estaba aclarando lo que había dicho o si solo estaba haciendo eco de mis palabras mientras prestaba atención a otra cosa. "Más de uno. Y todavía están aquí ".
Un suave aplauso le respondió. Fue lento, poco entusiasta hasta el punto de ser sarcástico.
"Brillantemente deducido", la misma persona que había aplaudido habló. Cuando Tattletale giró su cabeza, retrocedí unos pasos desde la taquilla de almacenamiento, para ver mejor a las dos personas que estaban paradas en el techo.
Estaban de pie con una pierna más alta que la otra, para evitar deslizarse fuera del techo en ángulo, y ambos vestían trajes idénticos. Los trajes lucían leotardos azules con cinturones anchos ajustados alrededor de sus cinturas, estrechas mangas y polainas blancas. Sus capuchas eran elásticas, aferrándose a sus cabezas, así que solo dejaban una ventana para la cara, y cada una lucía una sola antena blanca. De todos los colores, sus guantes, botas y las bolas en la parte superior de sus antenas eran de color rosa chicle. Sus caras estaban oscurecidas por gafas de gran tamaño con lentes oscuros.
Sin embargo, aparte de sus disfraces, no podrían haber sido más diferentes. Una de las figuras era escuálida, con una barbilla débil y una mala postura. El otro tenía un físico esculpido, ancho de espaldas y alto, las líneas de sus músculos claramente visibles a través de su traje ajustado.
"Über y Leet," Tattletale los saludó, "No puedo decirles a ustedes dos lo aliviada que estoy. Por unos segundos, pensé que teníamos algo de lo que preocuparnos ".
"Puedes estar segura, Tattletale, que lo tienes", proclamó Über. Era el tipo de persona que proclamaba, anunciaba, transmitía y declaraba. Así como el poder de Grue alteró su voz para hacer que pareciera inquietante e inhumano, el poder de Über lo hizo sonar como el tipo que narró trailers para películas de acción o comerciales nocturnos. Exageradamente dramático, con intensidad en todo lo que dice, no importa cuán mundano. Como alguien que sobreactuando el papel de un valiente caballero en una película para niños.
Miré a mi alrededor en busca de lo que yo veía como una snicht[2]. Finalmente lo vi como una pequeña sombra redonda contra el telón de fondo del cielo rojo atardecer, justo encima del resplandor del sol. Era una cámara, montada en una esfera dorada del tamaño de una pelota de tenis. Era capaz de moverse como un colibrí, mantenerse a salvo, siempre grabando. Über y Leet transmitían toda su actividad disfrazada en línea, para que las personas pudieran sintonizar en cualquier momento y ver lo que estaban haciendo. Estaba bastante segura de que tenía un retraso de tiempo, por lo que los eventos que la cámara grababa se reproducirían en línea en media hora o una hora.
Podría admitir que yo misma los había visto, un par de veces, que era como sabía sobre el 'snitch'. Cada vez que me sintonicé, me sorprendí al ver que había miles de espectadores. Me detuve porque no eran videos que te hacían sentir bien. Eran verdaderos perdedores, luchando por tener éxito, lo que hizo que sintieras pena por ellos, te hacia desear apoyarlos, hasta que hacían algo despreciable. Luego te encontrabas mirándolos con una luz negativa, mirándolos de forma despectiva, vitoreando cada vez que fallaban. Se sentía demasiado como si los hubiera estado mirando de la misma manera que Emma, ​​Madison y Sophia me miraban, y eso me había generado un rechazo enorme.
Después de ver la cámara, que sin duda estaba posicionada para vernos mirando desde abajo a los dos villanos, nuestras sombras largas tras nosotros, volví a mirar a la pareja. Con mi poder, sin embargo, envié una colección de moscas para congregarse alrededor de la cámara. No pasó mucho tiempo antes de que la cámara comenzara a aparecer espástica en la periferia de mi visión, como si estuviera tratando de sacárselos de encima. Sonreí detrás de mi máscara.
Leet frunció el ceño y se volvió hacia la cámara, "¿Es eso realmente necesario?"
"Jodiste con nosotros", le respondí, "yo jodo con tu base de suscriptores".
Tattletale y Regent sonrieron y se rieron entre dientes, respectivamente. Solo Grue se quedó en silencio. Estaba parado muy quieto, pero la oscuridad a su alrededor estaba agitada como un fuego avivado.
"¿Cuál es la tematica de esta noche?" Regent gritó: "Sus disfraces son tan terribles que no puedo mirarlos directamente el tiempo suficiente como para intentar descifrarlo".
Leet y Über lo miraron furiosos. Toda su onda era la temática de videojuegos. Con cada travesura, escogían un videojuego o serie diferente, diseñando sus disfraces y crímenes a su alrededor. Un día sería Leet en un disfraz de Mario arrojando bolas de fuego, mientras que Über estaba vestido como Bowser, los dos irrumpiendo en una casa de monedas para recoger 'monedas'. Luego, una semana más tarde, tendrían un tema de Grand Theft Auto, y estarían conduciendo por la ciudad en un auto enchulado, estafando al ABB y golpeando a las prostitutas.
Como dije. Despreciable.
Über se acercó al borde del techo y apuñaló con su dedo en dirección a Regent, "Tú-"
Él no llegó a terminar. Regent balanceó su brazo a un lado, y perdió pie. Me uní a los otros al dar un paso atrás mientras caía de bruces sobre el pavimento en la base del depósito.
"Lástima que estés jodiendo con la cámara", comentó Regent, inclinando su cabeza en mi dirección, "Me hubiera gustado ver cuántos clicks habría obtenido ese clip en Youtube".
"Dame un aviso previo la próxima vez", le dije, "¿Tal vez señas con las manos?"
Nos alejamos del depósito cuando cayó Über, y retrocedimos otros pocos pasos mientras él se levantaba. Leet saltó para pararse a su lado.
"El dinero", Grue habló, "¿Dónde está? ¿Cómo lo encontraron?"
"Su quinto miembro del equipo nos llevó directamente a él. Un golpe de suerte, realmente ", Leet sonrió," En cuanto a cómo la encontramos a ella... " lo dejo por la mitad.
Grue habló en voz baja que no alcanzaría a la pareja de villanos: "Le hicieron algo a Bitch, tienen el dinero. Si no conseguimos una victoria decisiva aquí, nuestra reputación está jodida ".
"¿Sin contenerse?" Murmuró Tattletale.
"Deja a uno de ellos en un estado para ser interrogado". Haz que sea Leet, ya que los poderes de Über hacen que sea molesto mantenerlo contenido. Dale una oportunidad y él puede averiguar cómo hacer algo como si fuera un maldito experto en ello, y eso probablemente se extiende a escapar de cuerdas o esposas. ¿De acuerdo?"
"Yo me anoto", respondí. Me sorprendió lo emocionado que estaba. Este era el tipo de cosas para que me había puesto en un disfraz. Claro, el contexto no era lo que habría elegido, ¿pero ir en contra de los malos?
Sonreí detrás de mi máscara y busqué mis bichos.
[1] Trainyard: Playa/patio de maniobras es una estación ferroviaria especial para la ordenación (descomposición y composición) de los trenes de mercancías compuestos por vagones aislados, al contrario que los vagones en bloque. Se encuentran estas estaciones en los grandes nudos ferroviarios y las grandes ciudades industriales o ciudades con grandes puertos.
[2] Referencia a la snitch de Harry Potter.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.15 08:04 master_x_2k Caparazón IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

________________________Caparazón IV ________________________

Una multitud nocturna había empezado a meterse en Fugly Bob's, grupos grandes que estaban agarrando cervezas y moviendo mesas para acomodar a sus multitudes individuales.
Cuando un grupo comenzó a arrastrar las mesas en una larga fila en el medio del patio, no lejos de donde estábamos sentados, Brian preguntó: “¿Quieren irse? Compartiré mi parte en el camino de regreso.”
No hubo discusiones, así que pagamos nuestra cuenta y nos fuimos. Brian tuvo la gentileza de llevar algunas de nuestras bolsas, además de las suyas, aligerando nuestra carga. El Mercado en sí se había vaciado en su mayoría, con los diversos comerciantes y compradores habiéndose ido a cenar. Solo los puestos y vendedores que vendían comida se habían quedado. Brian aparentemente consideró seguro comenzar.
“Para contexto, supongo que es importante mencionar que mis padres se separaron cuando yo tenía trece años,” nos dijo Brian, “Yo me fui con mi padre y mi hermana Aisha se fue con mi mama. Aisha y yo nos mantuvimos en contacto, pero hay cuatro años de diferencia en nuestras edades, nuestros intereses eran completamente diferentes, así que no había mucho que decir. Le enviaba un mensaje de texto acerca de cómo mi día en la escuela había sido dolorosamente aburrido, y unos días después, ella me enviaba un correo electrónico sobre una caricatura que le gustaba. O me pedía consejo sobre qué hacer cuando obtuvo una F en una prueba de ortografía.”
“No éramos cercanos. No era realmente posible, ya que yo vivía en el extremo sur de la ciudad y ella estaba aquí en el centro. Pero una noche, recibí un mensaje de ella. Una palabra: 'Ayúdame'. Llamé, pero la línea estaba ocupada. Hasta el día de hoy, no sé por qué lo tomé tan en serio, pero llegué al lugar de mi mama tan rápido como era humanamente posible. Sali corriendo por la puerta principal, corrí dos cuadras hasta Lord Street, al centro, y tomé un taxi. Dejé al taxista gritando por su dinero mientras yo atravesaba la puerta principal de la casa de mi mamá y me encontré a mi hermana.”
“Ella había estado llorando, pero no decía lo que le pasaba. No me molesté en preguntar por segunda vez. Le di un abrazo, la levanté y comencé a irme. Un hombre que no reconocí se interpuso en mi camino. El nuevo novio de mi mamá.”
Sabía que él era la razón por la que me envió un mensaje de texto pidiendo ayuda, desde el momento en que vi su reacción. Tal vez sospechaba que algo estaba pasando incluso antes de eso, por la forma en que sus correos electrónicos y mensajes de texto habían cambiado de tono. Eso explicaría el presentimiento que me hizo llegar tan rápido como lo hice. La vi encogerse hacia atrás, sentí que me abrazaba con más fuerza y ​​me enfrié por dentro.”
Se detuvo un segundo, solo caminando en silencio. Casi pensé que había terminado, de alguna manera, hasta que de repente se volvió hacia mí. “Creo que mencioné, Taylor, que mi padre había sido boxeador, ¿mientras estaba en el servicio?” [Cambio servicio por ejercito?]
“Sí,” respondí.
“Bueno, mi padre es un hombre duro. No es el tipo de hombre que esta echo para criar a un hijo solo. No diría que era abusivo, pero nunca ha habido calidez en él, no hay anécdotas encantadoras, ni sabiduría paternal, ni lanzamiento de pelotas de béisbol en el patio trasero. La extensión de nuestro vínculo fue en el gimnasio, él sosteniendo el saco de boxeo en posición mientras me gritaba que estaba haciendo algo mal, manteniéndose tétricamente callado si mi forma, mi sincronización, la potencia bruta de mis golpes eran impecables. O estaríamos en el ring, con cascos de boxeo y guantes puestos, un hombre de treinta y cinco años en la mejor condición física, apenas reteniendo a su hijo de quince años. Solo esperaba que mantuviera el ritmo o recibiera los golpes, y no tenía muchas opciones en el asunto.”
“Así que, aunque solo tuviera quince años, era alto para mi edad, estaba en forma y sabía cómo dar un golpe. No dije una palabra, no hice ningún sonido. Bajé a mi hermana y golpeé al novio de mi madre[1] hasta casi matarlo, mi madre gritando y llorando todo el tiempo. Cuando terminé, recogí a mi hermana y volví al taxi. Fuimos a casa de mi padre esa noche y fuimos a la estación de policía por la mañana.”
“Cuando lanzas un golpe con las manos desnudas, no deja tus manos prístinas. Unos buenos golpes, que conectan sólidamente con la cara de alguien, los dientes de alguien, y te rasga los nudillos como un demonio. Estaba en casa de mi padre esa noche, lavándome y limpiándome las manos, cuando lo vi. No solo era sange lo que filtraba de mis nudillos rotos, sino que también había oscuridad, como volutas de humo muy negro. Escuchaste acerca del evento desencadenante, podrías pensar que todo se trata de ira o miedo. Pero soy un testamento de que puede ser todo lo contrario. No sentí una maldita cosa.”
“Wow,” dije.
“Esa es mi historia,” dijo.
“Um, no puedo pensar en una buena manera de decirlo, pero ¿por qué no estás en la cárcel después de darle una paliza a ese tipo?”
Brian suspiró, “Estuvo muy cerca, pero el tipo al que golpeé violó los términos de su libertad condicional al no ir a sus reuniones de narcóticos anónimos y Aisha me apoyó en cuanto a decir, bueno, que lo tenía bien merecido. Parecía el malo más que yo. Él consiguió seis meses en la cárcel, recibí tres meses de servicio comunitario.”
“Y has sido tan bueno como el pan desde entonces, ¿no?” Lisa sonrió.
Brian sonrió ante eso. “Estos tipos ya lo saben, pero no creo que te lo haya mencionado,” me dijo, “me metí en esto por Aisha. Mi madre perdió la custodia de ella después de que intervinieran los servicios para menores, entonces Aisha está viviendo con mi padre ahora. El problema es que él no es un padre ideal. Han pasado casi tres años y todavía no sabe qué hacer con una hija, por lo que en su mayoría se ignoran. Pero está actuando, metiéndose en problemas, y necesita que alguien la vigile, que no es él y que no es nuestra madre. Cumpliré dieciocho en junio, y cuando lo haga, planeo que se rescindan los derechos parentales de mi madre y padre y me inscriba para convertirme en el tutor de Aisha. Para hacer eso, voy a necesitar dinero.”
“Por lo tanto, su forma de empleo actual, bastante lucrativa,” señaló Lisa.
Brian se metió las manos en los bolsillos, “Mi padre me ha dado su bendición en cuanto a la custodia de mi endemoniada hermana. Mi madre dejó en claro que luchará en cada paso del camino. Eso significa gastos legales. Significa pagar a un investigador privado para obtener pruebas de que mi madre no dejo sus hábitos en cuanto a las drogas y los novios jodidos. Necesitaré un apartamento que pase la inspección, con un espacio listo y reservado para Aisha. Más que nada, tengo que presentarme como alguien financieramente seguro y lo suficientemente responsable como para compensar el hecho de que la otra opción es la propia madre de Aisha.”
“El jefe está ayudando en el último punto,” dijo Lisa, “la mesada y una parte de los otros ingresos que Brian está obteniendo vuelven a él en forma de un cheque de una empresa legítima, y ​​el gerente de dicha compañía es dispuesto y capaz de proporcionar una recomendación brillante en su nombre.”
“Por lo que no estoy muy entusiasmado,” admitió Brian, “es... conveniente, no sé cómo más lo lograría, pero no me gusta depender tanto de alguien que no conozco para nada. Él podría irse con esos cuarenta mil dólares, y yo me las arreglaría. Pero si él me jode en esto…”
“Lo dijiste antes,” le aseguró Lisa, “No tiene motivos para hacerlo”.
“Cierto. No me hace sentir mucho mejor.”
“Creo que lo que estás haciendo es muy noble,” dije.
“No,” Brian casi sonó ofendido por la idea. “Solo hago lo que tengo que hacer. Ella es familia, ¿sabes?”
“Sí,” le dije, “lo sé”. Podía entender cómo la familia era una prioridad.
Nos quedamos en silencio por un minuto o dos, solo un poco porque algunas madres con cochecitos de gran tamaño habían doblado una esquina y estaban caminando delante de nosotros, poniéndolos fácilmente al alcance del oído. La otra razón era que no había mucho más para agregar a la conversación.
Me sentí aliviada cuando las dos madres estacionaron sus cochecitos y se detuvieron a mirar en la ventana de una tienda, porque nos permitió adelantarnos. Los grupos de personas que ocupan toda la acera, por lo que tienes que pisar la carretera para rodearlos, son definitivamente algo que me saca de las casillas. ¿Personas desconocidas que bloquean toda la acera y caminan con la lentitud suficiente como para que te obliguen a desmayar, pero lo suficientemente rápido como para no poder caminar a su alrededor? Me hacen fantasear acerca de soltar enjambres de abejas sobre sus cabezas. No es que realmente lo haría, por supuesto.
Cuando tuvimos la liberta de hablar nuevamente, me encontré luchando por pensar en un nuevo tema de conversación. Le eché un vistazo a Brian, tratando de medir cómo se sentía después de contar su historia. ¿Estaba realmente bien o solo era realmente bueno reprimiendo sus sentimientos? Parecía totalmente normal, tan relajado como se podía esperar de alguien que llevaba tantas bolsas de compras como él.
“Oye, ¿qué compraste?,” Le pregunté.
“Algunas cosas para mi apartamento. Manteles individuales, una obra de arte que tengo que poner en un marco. Un poco aburrido. Encontré una estatua estupenda, el tipo dijo que era una escultura de concepto que hizo para una película de terror que nunca se terminó. Estaba pensando que tenía una cara de aspecto monstruoso, y como estoy pensando en actualizar mi disfraz, estaba considerando usar la estatua como inspiración para una nueva máscara. Dejar atrás el cráneo.”
“Tendrás que mostrarme,” dije.
“En realidad,” hizo una pausa, “Tú eres la persona a la que más me interesaba mostrárselo”. Tu disfraz es genial, y me preguntaba si tenías alguna sugerencia sobre a dónde ir.
“¿Dónde?”
“Para disfraces”.
Lo miré fijamente por unos segundos, tratando de comprender lo que estaba diciendo.
“Tener mi poder es realmente frustrante, a veces,” se quejó Lisa, “es como ser la única persona con ojos en la tierra de los ciegos. Taylor, Brian te pregunta dónde compraste tu disfraz. Brian, ella no compró su disfraz. Ella lo hizo desde cero.”
“No jodas, ¿en serio?” Sus cejas se levantaron.
“Es seda de araña,” le dije, “Así que tiene una resistencia a la tensión que es solo un pelo menos que el acero, pero es una fracción del peso. No es tan fuerte como el kevlar, pero se estira, lo que significa que va a manejar el desgaste regular mejor que un traje hecho con acero, kevlar o goma. Hacerlo fue algo complicado, debido a la forma en que necesitaba manejar las arañas e hilarlo, pero básicamente hice que las arañas hicieran el trabajo mientras yo me concentraba.”
Brian asintió, “Eso es bastante genial. ¿Me harías uno?
Eso me titubear.
“No esperaría que lo hicieras gratis,” agregó.
“¿Cuánto estamos hablando?” Pregunté.
“Nombra un precio”.
Pensé en eso. “¿Dos mil?”
Él se rió entre dientes, “¿No hay descuento por ser un miembro del equipo y un amigo?”
“Eso es con un descuento,” le dije, “toma tiempo, largas horas de tener que estar cerca de los bichos mientras trabajan, lo cual no puedo hacer todo el tiempo, porque mi padre vería si los dejo fuera mientras está en casa. Además, tengo que rotar las arañas para tener constantemente un suministro nuevo de seda, pero no puedo tener tantas en el vecindario que la gente lo notaría... no es fácil.”
“Si ese es el gran problema, entonces cambia de ubicación,” sugirió Lisa.
“¿A donde? Tiene que ser un lugar donde paso mucho tiempo, un lugar con espacio para trabajar, donde puedo guardar unas pocas decenas de miles de arañas sin que nadie se dé cuenta.”
“¿El departamento?” Lisa se encogió de hombros, “¿O para ser más específico, el área debajo del departamento?”
Eso me detuvo. Tenía tanto sentido que me podría haber pateado a mí misma por no pensar en ello en el instante en que Lisa sugirió cambiar de ubicación.
“Woah, woah, woah,” interrumpió Alec, “¿Decenas de miles de arañas?”
“Si quiero que el trabajo sea relativamente rápido,” le dije: “Sí, probablemente estamos hablando de esa cantidad. Especialmente porque sospecho que Brian va a querer algo un poco más pesado. El piso debajo del departamento definitivamente podría funcionar. Quiero decir, no es como si unas pocas telarañas más llamaran la atención si alguien asoma la cabeza, ¿verdad?”
Alec se pasó los dedos por el pelo, lo que interpreté como un signo de estrés o preocupación. Era raro verlo en un estado que no fuera algo aburrido o medio distraído. Como para confirmar mis pensamientos, dijo: “No quiero que decenas de miles de arañas se escondan debajo de mí, haciendo ruidos de araña y subiendo escaleras para arrastrarse sobre mí mientras duermo”.
Traté de tranquilizarlo: “Las viudas negras no tienden a vagar, y es más probable que se devoren mutuamente que a morderte. Quiero decir, no querrías provocar a una...”
“¿Arañas viudas negras?” Alec gimió, “Este es el punto donde dices que me estás tomando el pelo. Esta bien, puedo tomar una broma.”
“Su línea de anclaje[2]tienen la seda más fuerte que obtendrás de cualquier araña por aquí,” le dije, “me encantaría tener en mis manos algo mejor, como la araña de corteza de Darwin[3]. Tienen la seda más fuerte de cualquier arácnido o gusano. Podría hacer tela cinco veces más resistente que el kevlar. Le pediría a nuestro jefe que tratara de conseguirme algo, si pensé que podrían sobrevivir en este clima templado.”
“No estás bromeando sobre las arañas viuda negra”.
“¿Recuerdas las que traje al robo del banco? Las traje de casa.”
“Joder,” dijo Alec, y luego se repitió, “Joder. Y ahora Brian va a insistir en ese disfraz, así que esto probablemente va a suceder.”
“¿Aracnofóbico?” Pregunté, solo un poco sorprendida de que su reacción fuera tan fuerte.
“No, pero creo que cualquiera estaría un poco espantado por la idea de que decenas de miles de arañas viuda negras estén en el mismo edificio que ellas”.
Consideré por un momento, “Podría tener jaulas, si eso te daría tranquilidad. Probablemente tenga sentido tenerlas de todos modos, ya que son territoriales, y se matarían entre sí cuando yo no estuviera allí.”
“Vamos a resolver algo,” Lisa sonrió, “¿Crees que podrías microadministrar lo suficiente como para hacerme uno también?”
Me llamó la atención que estaba pensando seriamente en armar algunos disfraces de alta calidad para villanos. No estaba segura de cómo me sentía sobre el tema.
“Puedo microadministrar mis bichos lo suficiente como para hacer dos a la vez, seguro... pero es en verdad un dolor de culo. Me sentí tan aliviada de haber terminado mi propio disfraz, que no estoy esperando con ansias la idea de hacer dos más.” Todo bastante cierto. “¿Me dejas pensarlo?”
“Mil quinientos,” dijo Brian, “llegaré a ese número, ahora que hemos encontrado la manera de manejar la logística. Creo que es una oferta justa.”
“Está bien,” dije. El dinero no tenía ningún poder sobre mí, realmente. Quiero decir, un gran número podría hacer que mis ojos se ensanchen, pero al final del día, no tenía planes de gastar mis ganancias ilícitas.
En total, nos tomó tal vez una hora para volver al departamento. No me importó. Mi entrenamiento significó que la caminata no me cansó mucho, y la compañía era buena.
Cuando entramos al edificio y los demás se dirigieron hacia las escaleras, me quedé atrás para mirar el área de la fábrica en el primer piso. Si pudiera asegurar un poco de madera contrachapada a los marcos donde había habido cintas de transporte, significaría que tendría varias encimeras largas para que mis bichos trabajaran. Agregar algún tipo de jaula en la parte posterior, para albergarlos... pero, ¿dónde encontraría el tipo de rejilla de jaulas o contenedores que podrían albergar a miles de arañas individuales?
Fue algo que podia descifrar. Ya fuera que me decidíera por cartones de huevos o construír todo con la ayuda del trabajo de insectos, sabía que era posible de alguna manera.
La pregunta era, ¿quería hacerlo?
Subí las escaleras, sumida en mis pensamientos.
“¿Dónde está Rachel?,” Preguntó Brian, mientras regresaba del otro lado del desván, Brutus y Angelica trotando detrás de él, moviendo las colas. “Solo dos de sus perros están aquí”.
“Estamos veinte minutos más tarde de lo que dijimos que estaríamos,” señaló Lisa, “¿Tal vez se adelantó?”
“Ustedes estén listos,” nos dijo Brian, “Le dijimos a nuestro empleador que le entregaríamos el dinero en efectivo en algún momento de esta noche, y si nos demoramos demasiado, se reflejará negativamente en nosotros. Me encargaré de llamar a Rachel para ver qué pasa, ya que no me toma tanto tiempo recoger mis cosas.”
Alec, Lisa y yo nos dirigimos hacia nuestras habitaciones individuales. Después de cerrar la puerta, saqué mi disfraz del último cajón de la mesita de noche. Lo extendí sobre mi colchón inflable, luego reuní y alineé mi arsenal para mi compartimiento: aerosol de pimienta, cuchillo, bastón de combate telescópico, bloc de notas, Epipens, una bolsa de cambio con un poco de monedas y una veintena dentro y un teléfono celular desechable sin usar. Todo lo que he podido pensar, que me gustaría tener conmigo.
Pluma, me di cuenta. Era una cosa pequeña, pero una libreta no me servía de mucho sin una pluma. Me dirigí al vestidor y me detuve.
En la parte superior de la cómoda, había un cristal. Excepto que cristal era la palabra incorrecta. Era una pieza de ámbar en forma de lágrima, pulida lisa, de casi un pie[4] de alto, colocada en una base de piedra para que se mantuviera erguida. Dentro había una libélula. La libélula era tan grande que casi no entraba – no habría entrado, incluso, si las alas no se hubieran arrollado hacia adentro en las puntas a medida que ámbar se endurecía. Donde la luz de las ventanas del departamento tocaba el cristal, proyectaba la parte superior del tocador y parte de la pared en tonos profundos de amarillo y naranja, con toques de azul oscuro cuando pasaba a través de las alas translúcidas de la libélula.
Había una nota al lado. “Lo vi, pareces muy tu. Considéralo un regalo de bienvenida tardío. Brian.
Estaba aturdida. Debió haberlo dejado mientras aún estaba abajo. Me apresuré a ponerme mi disfraz, encontré un bolígrafo en la cómoda y coloqué el contenido de mi compartimiento de herramientas en su lugar. Cuando terminé, me puse unos jeans, un suéter y una chaqueta sobre el traje, terminando con una mochila casi vacía para cubrir la ligera joroba de la armadura en mi espalda.
Fue solo después de que estuve totalmente lista que salí de mi habitación y encontré a Brian en el sofá. Mientras estaba segura de que sería amable de todos modos, estaba asumiendo que lo agradecería más si me preparaba primero y luego le daba las gracias, en lugar de al revés.
Todavía estaba en la sala de estar, poniéndose la chaqueta de cuero de motocicleta sobre un chaleco protector.
“Yo-eh, no sé qué decir”.
Su frente se arrugó, “¿Está bien? Estaba pensando, tal vez darte una piedra con un bicho muerto en su interior no era el mejor...”
“Es perfecto,” lo interrumpí, “Realmente. Gracias.” Nunca supe qué decir al recibir un regalo. Siempre me preocupaba que mi agradecimiento sonara falso, forzado o sarcástico, incluso cuando era genuino.
Impulsivamente, le di el más breve de los abrazos. Parecía la única forma en que podía aclarar mi gratitud.
“¡Oye!” Una voz detrás de mí me sobresaltó, “¡Nada de romance en el lugar de trabajo!”
Me giré para ver a Alec y a Lisa de pie en el pasillo, sonriendo. En el caso de Lisa, sonriendo más de lo normal.
Debo haberme puesto roja como una remolacha. “No lo es, no, solo le estaba agradeciéndole por-”
“Lo sé, zonza. Yo estaba con él cuando lo compró.”
Misericordiosamente, Lisa cambió el tema, “¿Alguna palabra de nuestro sociópata residente?”
Brian frunció el ceño, “No. Su teléfono está fuera de servicio, lo cual no debería ser, ya que yo fui quien lo encendió, lo activé y se lo di el día de hoy. Algo pasa.”
El ambiente de buen humor de momentos antes había desaparecido. Intercambiamos miradas entre nosotros, y nadie estaba sonriendo ahora.
“Creo...” dijo Brian, sopesando cuidadosamente sus palabras, “sería una muy buena idea verificar el dinero, lo antes posible”.
[1] Brian cambia de “mamá” a “madre” a partir de este punto. Un detalle sin duda intencional.
[2] El hilo de amarre o línea de anclaje es la línea, o líneas, principales que sostienen toda la estructura. Mucho mas fuerte que el resto de la tela de araña. Como dice Taylor es casi tan fuerte como el kevlar.
[3] Esto también es cierto, es la tela de araña mas fuerte del mundo, capaz de extenderse 25 metros sobre un rio o lago. Wikipedia afirma que es 10 veces mas fuerte que el kevlar.
[4] 1 Pie= 30.48 centímetros

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.10.04 11:12 EDUARDOMOLINA Benjamín Prado: Es más fácil quemar al hombre de paja que evitar que se propague el fuego. El PSOE no tiene un problema de candidatos, sino de identidad. El presidente de la gestora: “una abstención no es lo mismo que un apoyo”, olvidándose de Gürtel, la Púnica y Taula, Bárcenas, los recortes.

http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/10/04/es_mas_facil_quemar_hombre_paja_que_evitar_que_propague_fuego_55691_1023.html
"Lo malo de las frases hechas es que no necesitan al que las dice, vienen con el significado de fábrica e incluso hay ocasiones en las que pueden llevarle la contraria. En resumen, que las carga el diablo. Cuando la presidenta de la Junta de Andalucía, por ejemplo, afirma que está al servicio de su partido y disponible para ocupar el puesto que le den sus compañeros “en la cabeza o en la cola”, tal vez olvida que la cabeza de esa frase es de ratón y no se da cuenta de que esa imagen simboliza de manera dolorosa lo que va a ser el PSOE después de poner el Gobierno en manos del PP, con el argumento insultante que ya utilizó ayer el presidente de la gestora, según el cual “una abstención no es lo mismo que un apoyo”, y olvidándose de que las famosas razones de Estado no van a hacer desaparecer la trama Gürtel, las operaciones Púnica y Taula, los papeles de Bárcenas, los sobresueldos, las cajas-B, los recortes injustos, las cuentas en paraísos fiscales o la financiación ilegal de la derecha más corrupta de Europa, la que ha saqueado España con una bandera en la mano. Quizá los decapitadores de la calle Ferraz, que dicho así suena a novela policiaca del siglo XIX, no conozcan ese proverbio árabe que dice que no hay peor necio que quien dispara a su caballo para espantar las moscas que le rodean, pero eso es justo lo que han hecho. Me da la impresión de que esta vez la obra va a acabar, tarde o temprano, de otra manera y la cabeza que van a servirle a Salomé en la bandeja, va a ser la suya. El verdugo ya se ha puesto su traje de calle, pero el hacha sigue dando vueltas.
El problema de darle armas al enemigo es que las usa contra ti; y lo peor es que lo hace cuando, gracias tu ayuda, es el doble de fuerte. Para demostrarlo, el PP de momento ya no se conforma con la abstención de sus rivales para seguir en el palacio de La Moncloa, ahora da otra vuelta de tuerca y advierte que sólo aceptará un pacto “que garantice la gobernabilidad”. Dicho en plata: o los socialistas interpretan el papel de convidados de piedra en el Congreso o Rajoy girará ciento ochenta grados el discurso para ir a unas terceras elecciones en las que el último sondeo conocido dice que su formación lograría 159 escaños y la de Susana Díaz, 68. Va a ser como el Titanic, sólo que aquí el iceberg lo han puesto delante el capitán del barco y la mitad de su tripulación, para los que al parecer ha podido más el pánico que le tienen a Podemos que ninguna otra cosa. La pregunta sería, ¿a qué le tienen tanto miedo? ¿A ser suplantados o a ser descubiertos? Porque el ardid del nacionalismo no se lo creen ni ellos, que saben que los indeseables de hoy son los compañeros de viaje con los que pactaron en el pasado y volverán a hacerlo en el futuro. Las declaraciones de Josep Borrell, que sabe mejor que nadie cómo se las gasta la vieja guardia del PSOE con los díscolos, sentenciando que la formación de Pablo Iglesias es donde van a parar muchos de los hijos de los socialistas, quiere decir que en ella es donde se han refugiado algunos de los ideales perdidos de sus mayores, y en especial todos los que han ido abandonando en nombre primero de la socialdemocracia y después del neoliberalismo. El PSOE no tiene un problema de candidatos, sino de identidad.
En esta película no hay buenos, ni siquiera la víctima del último capítulo del drama, dado que Sánchez, que tal y como lo ven sus verdugos es un hombre de paja que cobró vida y se rebeló contra los dueños de la granja, lo ha hecho rematadamente mal, ha sido una máquina de perder elecciones, ha ido apostando a cara o cruz y a derecha e izquierda según la moneda daba vueltas en el aire y para quitárselo de en medio sus opositores no han tenido más que copiar lo que él le hizo, por ejemplo, a Tomás Gómez. Pero lo que sí ha habido en esta crisis es dos divorcios: uno entre el secretario general y sus célebres barones y otro entre el aparato y la militancia. El primero es más fácil de subsanar, basta con sustituir a un dirigente por otro, y además va a ser pan comido que la nueva jefa recabe dentro y fuera más apoyos que su predecesor; el segundo resulta más complicado: no hay recambio para tantos carnets. Los conjurados sabían eso y también que les va a ser muy difícil justificar su golpe de mano, porque otra frase de su lideresa, en la que dejó caer que “el PSOE no es sólo de sus militantes”, esconde una trampa: los que votan a un secretario general sí que son nada más que ellos, y si llevamos la discusión a ese territorio las cifras resultan demoledoras: hay 190.000 afiliados y a él lo han echado media docena de presidentes autonómicos o, si se prefiere, veinticinco manos alzadas en el aquelarre del otro día: perdió por 132 a 107. No da la impresión de que eso sea más democrático que celebrar unas primarias.
“Los dioses se arrodillan en tu casa”, dice el poeta Jordi Doce en uno de los versos de su nuevo libro, No estábamos allí, recién publicado por la editorial Pre-textos. La batalla de la calle Ferraz, que dicho de ese modo esta vez podría ser el título de uno de los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, ha dejado a mucha gente así, de rodillas, doblegada por otros, a sus pies. Y es muy complicado salir de la humillación con una bandera blanca. En el libro hay también otro texto que se titula “Tregua” y nos hace pensar que el rencor es una flor amarga y llena de espinas que crece en la tierra de los vencidos: “Bajo el agua de cobre de la tarde / mira cómo la sangre pactó con sus demonios. / Días sin culpa, dioses próximos / como el aire que silba en los aleros: / la luna que es amiga del erizo de mar; / el sol, que da calor a sus entrañas.” Leído entre líneas, lo explica todo. Y depende de lo que pase si alguna vez vuelve a haber unas elecciones primarias en el PSOE, puede que también lo haga la última línea de la obra, esa que dice que “así empiezan los cuentos: un viajero regresa a casa”. De momento, Pedro Sánchez sigue de diputado y anuncia que se presentará de nuevo. De momento, la lucha de los barones y los barómetros la ganan los segundos y las urnas de diciembre o de dentro de tres años anuncian una venganza. Los que han ganado tendrán que pagar el precio de su triunfo y ya se pueden ir acostumbrando a vivir con esa espada de Damocles encima, porque son ellos quienes la han colgado del techo."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.08.14 13:57 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.11.26 00:16 RaulMarti PRIMER DISCURSO DE CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER luego de la derrota de su partido

Durante su mandato (dos períodos)la Presidente ha inaugurado una cantidad de obras acompañada en el evento por su pueblo.
Son discursos políticos-claro- y referidos a hechos actuales.
Este es primero que pronuncia luego de las elecciones del domingo y lo dedica expresamente a los compañeros de "Plaza Podemos"
Es extenso,como todas sus intervenciones,pero para que no siguen los avatares argentinos,es una buena oportunidad de enterarse de unas cuantas cosas.
Demás está decir que en tiempos de oradores sin gracia , a quienes les escriben los discursos o se valen de largos apuntes,como nuestros compañeros Pablo Iglesias,Monedero, "ametralladora" Errejón , etc.(son muy pocos y son NUESTROS) habla improvisando,como es su costumbre, PORQUE ASÍ LO HACEN LOS QUE TIENEN DESDE EL ALMA,ALGO QUE DECIR.
Me he permitido suprimir párrafos por su escaso interés para nosotros.
Con Uds.....¡Cristina Fernández de Kirchner !!!
 _____________________________ 
Cristina Fernández inauguró obras en el Hospital Posadas.
25–11–2015 / El Palomar: Acompañada por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y el ministro de Salud, Daniel Gollan, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró este mediodía las obras de ampliación del Hospital Posadas El hospital público de alta complejidad que está ubicado en El Palomar, partido de Morón, posee un área de influencia de más de 7 millones de personas
El Hospital Posadas es el único nosocomio polivalente nacional que atiende distintos niveles de complejidad y uno de los hospitales públicos más grande de Latinoamérica en relación a la cantidad de prestaciones y trabajadores que forman parte del sector.
Durante el acto, la jefa de Estado inauguró además, mediante videoconferencias, la puesta en funcionamiento de los consultorios externos, laboratorio y diagnostico por imágenes del Hospital de la Baxada “Dra. Teresa Ratto”, en Paraná, provincia de Entre Ríos; y presentó el avance de obras de los Hospitales del Bicentenario de Ituzaingó y Esteban Echevarría.
 PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER 
Gracias, muchísimas gracias -no me voy a ir, quédense tranquilos, siempre voy a estar con ustedes, siempre-, por estar hoy aquí en Morón, El Palomar, provincia de Buenos Aires, y junto a nosotros el perfil que se recorta de este emblemático e histórico hospital o centro de salud.
Emblemático porque durante décadas fue abandonado, porque durante mucho tiempo sus trabajadores estuvieron precarizados, porque además sus instalaciones estaban obsoletas, pero además de emblemático de lo que fue la salud durante décadas en nuestro país para los gobiernos de turno, es histórico también porque de este edificio faltan once trabajadores que fueron arrebatados durante la noche oscura de la dictadura y en sus legajos rezaba la frase “cesante por abandono”, porque no se habían presentado a trabajar.
Hoy a su Director y a la Directora de Derechos Humanos, les hemos dado los legajos reparados de esos once trabajadores, que no habían abandonado su trabajo, sino que por el contrario, los habían llevado para más tarde desaparecerlos definitivamente.
Hoy también culminamos las obras a las que nos habíamos comprometido: la primera etapa del Plan Director. Más de 350 millones de pesos destinados a las nuevas salas de showroom pediátrico y de ingreso a los nuevos doce quirófanos. Hoy no los pudimos ver, no pudimos ver la mayor parte de la obra.
¿Saben por qué? Porque estaba lista durante la veda y cuando me vinieron a consultar dije “lo abren ya porque la gente lo necesita ya, no vamos a estar especulando para inaugurarlo y mostrarlo durante la campaña electoral”. Y hoy hay gente en los quirófanos, hay profesionales luchando por la vida de otros argentinos, ayudando a recuperar la salud a otros argentinos.
Hoy pude recorrer la sala del showroom pediátrico donde estaba Isabella, una niña pequeñita que había tenido un accidente y que estaba junto a su madre y a su padre y también junto a otros pacientes.
Y quiero decir que también hoy estuvimos en videoconferencia con Ituzaingó, que está en la provincia de Buenos Aires, acá nomás, era el antiguo gran partido de Morón que todos saben a partir de qué momento se dividió en tres partidos.
Y también en Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires, y en Paraná, capital de la provincia de Entre Ríos. En los dos primeros, en Ituzaingó y en Esteban Echeverría, ya con más del 90 por ciento de la obra avanzada y en Paraná ya inaugurando muchas secciones de estos hospitales modelo.
Yo quiero decirles a todos los argentinos, que el PAMI ha invertido más de 1.400 millones de pesos en la construcción de estos tres modernísimos hospitales.
El primero que tiene Ituzaingó, que no tenía hospital; el mejor de Estaban Echeverría, que era apenas un hospital municipal, como nos señalaba su Intendente, de 120 camas, y en Paraná también. De esos 1.400 millones, ya han sido abonados por esta gestión más de 1.200 millones.
Por eso para la inauguración de estos hospitales, que será por los meses de mayo y junio, solo le resta pagar a la próxima administración 235 millones de pesos y un poco de equipamiento. Miren qué diferentes etapas y épocas. Ojalá, cuando él llego (Néstor Kirchner) el 25 de mayo del 2003, hubiera dejado el gobierno anterior tres hospitales nuevos listos para inaugurar dentro de dos o tres meses.
También dejamos listo para ser entregada al nuevo gobierno, toda la documentación que se requiere para llamar a licitación de la Etapa II del Plan Director. Está todo listo, solamente va a ser necesaria la decisión política de hacerlo, tienen toda la documentación preparada para esa licitación.
También hoy, y por eso nos acompaña en la mesa nuestra querida ministra de Cultura, Teresa Parodi, dos hitos importantes: el primero, el honor de entregarle a la Secretaria General de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, la promulgación de la Ley del Actor, que reconoce como sujetos de derecho a los actores argentinos que carecían de toda protección o cobertura previsional.
Esos hombres y mujeres que nos hacen llorar o reír, o que nos hacen emocionar desde una película, desde una cámara de televisión o desde el antiguo radioteatro.
Por eso también hoy presentamos lo que denominamos “La plataforma Odeón”, que es nada más ni nada menos que una muy humilde, porque mañana sino voy a ser motivo de sorna en los diarios, muy pequeña, una suerte de Netflix criollo en el cual todos van a poder acceder a más de 700 horas, al día de hoy, y 200 horas más de buenas películas argentinas, de series argentinas en un emprendimiento conjunto del INCAA y ARSAT.
A través de las redes sociales, de tu tablet, de tu netbook, de tu computadora, de tu celular podrás ver películas argentinas que, dicho sea de paso, hoy se informó que este 2015, a esta altura, hemos roto el récord de venta de tickets de cine en la República Argentina, más de 42 millones, récord en los últimos 30 años de venta de entradas de cine a un promedio de 62 pesos cada una.
La cultura, la salud que, como decía también Fernando Grey, no se hace únicamente construyendo hospitales, se hace además haciendo lo que hemos venido haciendo desde el primer día de gobierno aquí en la provincia de Buenos Aires y en el resto del país: agua potable, cloacas, obras sanitarias, plantas de tratamiento, acceso al gas, a la educación, mejores colegios, viviendas, todo lo que contribuye el universo para que los argentinos… (corte en la transmisión)
Que hace pocos días…en paz, en absoluta paz, tranquilidad y normalidad y convivencia entre los 42 millones de argentinos en un hecho inédito: por primera vez hubo balotaje en nuestro país.
La diferencia entre ambas fuerzas, porque son dos únicamente las que intervienen, obviamente, en un balotaje, fue muy escasa, muy chiquita. Y yo me pregunto hoy aquí: si hubiera sido al revés, ¿qué estaría pasando hoy en la Argentina? ¿Hubieran reaccionado como lo hicimos nosotros, con la grandeza y la comprensión y la vivencia democrática que debemos tener como argentinos?
Y hoy que estamos firmando junto a los gobernadores argentinos, a muchos de ellos, la refinanciación de los pasivos provinciales, que les permite ir desendeudándose cada año más como lo ha hecho el país, no puedo olvidarme, y cuando lo miro veo a mi ex ministro de Salud y actual Gobernador de la provincia de Tucumán, Juan Manzur, que ganó por 14 puntos de diferencia, sin embargo se mantuvo en vilo a todo un país y a toda una sociedad por un pretendido fraude.
Por eso yo quiero decirles a los argentinos, a todos, a los 42 millones, a los que nos votaron y a los que no nos votaron, que se queden tranquilos, nosotros no vamos a hacer las cosas que nos han hecho a nosotros.
¿Saben por qué? Porque este espacio político plural y diverso, cuyo uno de sus principales componentes es el peronismo, del que soy militante desde muy joven, ha sufrido persecuciones, privaciones, proscripciones como nunca tal vez ningún otro partido político en la Argentina.
Y es precisamente, en nombre de esos dolores, en nombre de esas tragedias, que jamás se nos ocurriría hacer algo que dañara la gobernabilidad y la convivencia de los argentinos; al contrario, vamos a velar por los derechos de todos los argentinos para que sean respetados, para que sean reconocidos.
Vamos a colaborar, no vamos a dejar nunca a un gobierno sin presupuesto, como me tocó gobernar a mí, en el año 2010, cuando nos dejaron sin presupuesto.
¿Saben por qué? Porque los hombres y mujeres que integramos este espacio político, sabemos de las responsabilidades de gobierno. Y saben qué, además, sabemos que cuando las responsabilidades de gobierno no se cumplen no impactan en los que más tienen y en los ricos, sino en los de abajo, en los más vulnerables.
Por eso siempre sostenemos las instituciones, la gobernabilidad, porque sabemos que cuando ésta se rompe, como nos sucedió en el año 2001, los más vulnerables, los que más sufren y los que aún pierden la vida son los de abajo.
Yo los desafío a que entre las víctimas de aquel año 2001 encuentren a alguien que no haya sido del pueblo trabajador o humilde, son siempre los que le ponen el pecho cuando los derechos de todos son conculcados; son ellos los que salen a la calle, los que menos tienen, los que son más castigados y muchas veces los que nunca tuvieron nada.
Por eso quiero darles a todos los argentinos la tranquilidad de que la responsabilidad que la historia y que nuestras propias convicciones y sentimientos, porque además es un sentimiento profundo no sólo el de respetar la voluntad democrática, sino de que las cosas le vayan bien a la Patria, porque por sobre todas las cosas nos inspira un profundo amor a la Patria, un profundo amor al país. Queremos que al país le vaya bien, no somos del ejército del tanto peor tanto mejor.
Por eso quiero decirles en esta tarde tan importante de esta inauguración maravillosa de la primera etapa de remodelación y reconstrucción este hospital, que también, porque he leído en letra de molde que estaban dando ingreso a gente irrestricto, yo quiero también plantearles que no solamente estaba en ruinas el Posadas, estaba en ruinas también la planta de más de 4.400 trabajadores que la integran, todos precarizados, salvo 1.000 trabajadores, algunos trabajadores con más de 20 o 30 años de antigüedad precarizados.
Se hicieron concursos, nadie entró sin concurso y es más, hay 1200 trabajadores que por no reunir las condiciones, precisamente están como monotributistas. Por eso a los que sostienen que entraron por la ventana, acá nadie entra por la ventana, nosotros no acostumbramos a meter a nadie por la ventana, entramos y salimos por la puerta como debe ser siempre.
Entramos y salimos por la puerta, por la misma puerta que entramos, por la misma puerta salimos, pero salimos, además, con el orgullo como argentinos de haber cumplido parte de la tarea, y fíjense que no digo cumplido la tarea, nunca nadie que gobierne termina de cumplir la tarea, porque siempre va a haber alguien al que todavía le falte trabajo, que esté precarizado, que no pueda acceder a su vivienda propia, que por ahí no tenga acceso a un centro de salud moderno y complejo.
Hoy me tocaba visitar en una obra que también ya está por terminar, lo que se denomina “Casa Posadas”, detrás del hospital.
La “Casa Posadas” va a ser, ya está casi terminada, un lugar de alojamiento para aquellas familias que viniendo del interior, o teniendo que trasladarse demasiado lejos, en los tratamientos ambulatorios, por ejemplo, de quimioterapia, van a tener a su disposición un alojamiento de 26 habitaciones, cocinas, baños y esparcimiento para poder estar aquí también, dignidad a la gente, a los que menos tienen.
Les decía que entramos y salimos por la misma puerta, pero salimos con muchas cosas más porque cuando entramos casi un cuarto de los argentinos no tenían trabajo y hoy cuando salimos hay un índice de desocupación del 5,9; entramos con una Argentina donde había impunidad y salimos habiendo iniciado la tarea de reconstrucción y reparación de la memoria, la verdad y los derechos humanos más importante que se registrar en la historia del mundo.
Y debo decirlo, del mundo, pocos países, no recuerdo ninguno, que hayan juzgado ellos mismos sus propios crímenes, siempre han sido tribunales internacionales ad hoc, empezando por el drama y la tragedia de la Segunda Guerra Mundial. Es la primera vez que un país con sus propios tribunales, con sus propios jueces y con sus propios derechos y garantías que otorga la Constitución, juzga un genocidio.
Por eso cuando el otro día, el domingo 22, me tocó leer a mí y a otros argentinos un editorial del mismo diario que le dijo a Néstor Kirchner que apenas iba a durar un año en el gobierno, reclamando que cesaran los juicios de lesa humanidad y cuando vi la reacción popular que esto generó pensé no solamente hemos sembrado memoria y verdad, hemos sembrado historia, coraje y cultura para defender la memoria, la verdad y la justicia.
Entramos por esa puerta con más del 50 por ciento de los trabajadores que tenían trabajo, no de todos, de los que tenían precarizado totalmente y hemos descendido considerablemente los índices de precarización; falta más, mucho más, pero tienen que ayudarnos los sindicatos, los trabajadores, la sociedad empoderada.
Entramos a esa casa de gobierno donde no había convenios colectivos ni consejo del salario mínimo, vital y móvil, donde había más del 40 por ciento de los jubilados con una mínima de 200 los que estaban jubilados y salimos con convenciones colectivas – ya voy a hablar de ese tema, quédate tranquila.
Entramos y salimos con un salario que es el salario mínimo, vital y móvil más importante de América latina, lo midan contra lo que lo quieran medir, contra dólares, contra inflación, paridad de poder adquisitivo; salimos con el 97 por ciento de nuestros viejos y viejas cubiertas por el sistema previsional y garantizada la movilidad jubilatoria; entramos sin ninguna cobertura para aquellos que no tenían trabajo o estaban precarizados y salimos con el derecho, no el programa o el plan social, el derecho de la AUH que significa que mientras no se consigue trabajo el Estado tiene que estar presente para que los pibes vayan al colegio, tengan educación y tengan salud, que no tienen la culpa de lo que les pasó a los padres o de lo que le hicieron a los padres.
Entramos a esa Casa de Gobierno a punto de perder las únicas dos órbitas satelitales que tenía nuestro país, porque hasta el espacio aéreo había sido privatizado; Néstor a través de un decreto sacó del medio esto y volvió a recuperar para el patrimonio de los argentinos el dominio espacial.
Pero no nos conformamos porque si no ocupábamos las órbitas las perdíamos, una de ellas era solicitada por Inglaterra. Entramos en esas condiciones y nos vamos con dos satélites en sus órbitas, hechos por argentinos, por el INVAP. Científicos argentinos, proyecto argentino, trabajo argentino, satélites argentinos.
Entramos con un déficit energético muy fuerte, pero que estaba escondido porque no había actividad económica, no se había hecho ninguna obra importante. La última obra se había hecho era allá por el 98, pero no se notaba.
¿Saben por qué no se notaba? Primero porque no había fábricas abiertas, segundo porque ustedes en sus casas, los que tenían casa, no tenían nada que enchufar. Ahora tienen que enchufar un lavarropas nuevo, una heladera, un plasma, un aire acondicionado.
Por eso había superávit energético. Falso, fue necesario construir miles y miles de megavatios para dar abasto al proceso de reindustrialización más importante, porque entramos sin industrias y salimos con un país con industrias en marcha, dándole trabajo a millones y millones de argentinos.
Entramos a esa Casa de Gobierno, a la Casa Rosada, con científicos que no creían en nada ni en nadie, con científicos que se habían ido del país, porque este país que desde la universidad nacional pública y gratuita les había dado tantas oportunidades a tantos argentinos, no les daba trabajo.
Y hoy nos vamos con más de 1.000 científicos y científicas que han retornado al país, con un Ministerio de Ciencia y Tecnología y con la inversión en ciencia y tecnología, en salarios, en laboratorios y también en eventos tecnológicos más importante que se recuerde en toda la historia de la Argentina.
Entramos en un país donde los últimos museos o espacios culturales se habían hecho hacía décadas, es más, recuerdo que había habido un gran proyecto cultural en lo que terminó siendo un hermoso shopping.
Nosotros en cambio realizamos y llevamos a cabo la inversión en infraestructura cultural, pero además inversión cultural que no es solamente en museos o en edificios, como el Centro Cultural Kirchner o el Museo del Bicentenario o el Museo de la Lengua y la Palabra, la reparación del Museo de Bellas Artes, no –ya vamos, son muchas cosas, y como no es cadena nacional no van a poder decir nada- nos vamos con una inversión que ha permitido generar una industria de contenidos y series a través del BACUA y de numerosos programas que nos han permitido que nuestros artistas por primera vez conquisten premios internacionales sin precedentes.
Más de 200 películas argentinas financiadas por el INCAA, el Estado, como nunca antes se había hecho, trabajo para los actores, trabajo para los utileros, para los cámaras, para los cableros, y también exportación. Nos vamos en un país donde teníamos que importar software y ahora estamos exportando software.
Entramos en un país donde no había habido inversión y quienes podemos dar cuenta que no había habido ni aerolínea de bandera somos nosotros, los de la Argentina profunda y lejana. Para lo que ustedes es el bondi para nosotros es el avión.
Y si no era un destino turístico rentable no llegaba nadie, con reducción de vuelos, con impacto también en el turismo. Y aquí está esta nueva Aerolíneas Argentinas, modelo en el mundo, que hemos recuperado y que hoy, lo reconoce la propia competencia privada, es de un grado de excelencia mejor, pero que además, a diferencia de los privados, va a todas las provincias argentinas, las 23, a las que son turísticas y a las que no lo son.
Porque el concepto de un país no se puede medir con una empresa, un país no es una empresa, un país es una nación, conformada por hombres y mujeres, con diversidad, con necesidades que deben ser cubiertas no con un criterio economicista o de balance, para que cierre el balance.
El balance de una empresa se cierra de una manera, pérdida o ganancia, cuánto entró y cuánto salió. El balance de un país se cierra por cuántos argentinos están adentro y cuántos quedan afuera. Por eso no es lo mismo un país que una empresa, que nadie se confunda.
Entramos a un país cuando habíamos perdido un recurso estratégico que ningún país renuncia y pierde, el energético, y nos tocó recuperar Yacimientos Petrolíferos Fiscales, convertida hoy en la empresa argentina más grande y una de las 2.000 más grandes del mundo.
Mañana vamos a ir a La Plata, y vamos a visitar las inversiones que se están haciendo en el YTEC, que es un instituto de investigación petrolera hecho en conjunto entre YPF y el Ministerio de Ciencia y Tecnología.
Y también vamos a visitar la modernísima planta de coque, que la va a convertir en la más importante de toda Sudamérica. Esa es nuestra YPF, sostenida y ayudada por el Estado con políticas activas, como todo el sector petrolero también privado.
Porque todos ustedes saben que ha caído el precio del petróleo, y cuando cae el precio del petróleo si vos tenés un criterio empresario bajás equipos y que la gente quede en la calle; cuando vos tenés un concepto de país sabés que tenés que mantener ese trabajo, fundamentalmente la inversión, pero fundamentalmente también que esa empresa siga funcionando para todos los argentinos hasta lograr el autoabastecimiento energético.
Podría seguir enumerando, podría seguir hablando de los derechos reconocidos de la universidades, estas 19 nuevas universidades que permiten que nuestros chicos puedan estudiar, que no tengan que hacer, como hacían no hace mucho tiempo, apenas allá por la década del 60 ó del 70, los jóvenes del sur o del norte venirse a Córdoba, a La Plata, a Buenos Aires o a Rosario para estudiar.
Esto ha permitido por primera vez en la historia que los hijos de los trabajadores, como fue también en mi época, signada por el paso del peronismo en el gobierno, pudieran llegar a la universidad.
Lo hemos logrado porque hemos protagonizado en estos 12 años y medio el proceso de movilidad social ascendente más importante del que se tenga memoria. Nadie puede decir en estos 12 años y medio que no ha progresado un poco más de lo que era su vida por el 2001, 2002 ó 2003.
También y finalmente quiero decirles que hay otros derechos, tal vez, que no eran reclamados o por lo menos no eran vistos por el conjunto de la sociedad, pero les damos cabida. Tengo el inmenso orgullo como mujer, pero como ser humano fundamentalmente, de que bajo nuestra gestión se promulgara la Ley de Matrimonio Igualitario, la Ley de Identidad de Género, la Ley de Fertilización Asistida, para todas esas mujeres que no podían quedar embarazadas y no podían pagar los costosos tratamientos.
El honor de haber inaugurado el otro día el Polo Científico Tecnológico en lo que eran las ex bodegas GIOL, donde había solamente ocupas y ratas, ratas de cuatro patas digo.
Y debo decir algo, después de lo que hemos vivido en los últimos días digo que hemos hecho algo mucho más importante que todo esto y todo lo que seguramente se me olvidó enumerar. ¿Saben qué hemos hecho? Hemos empoderado al pueblo en sus derechos, la gente sabe cuáles son sus derechos, no son autoconvocados, son empoderados.
En cabeza de todos y cada uno de ustedes están los derechos y son ustedes los que deberán defenderlos si alguien se atreve a querer arrebatárselos. Aquí estaremos, junto a ustedes, defendiendo las conquistas logradas y reconociendo esta siembra de conciencia nacional, popular y democrática que hemos sembrado a lo largo y a lo ancho de la Argentina, en las mujeres, en los trabajadores, en los científicos, en los jóvenes y en todos aquellos que creen que la patria es el otro porque la solidaridad y el prójimo siguen siendo lo más importante.
Gracias argentinos, muchas gracias a todos por el esfuerzo, por el coraje, por la valentía, por el empeño puesto y porque sé que nunca más van a abandonar la lucha. Gracias todos, los quiero mucho.
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2015.10.19 17:39 antoniogisbert El mundo neorrealista de El ladrón de bicicletas y la manipulación de la juridicatura

El 14 de junio del 2008 un par de gamberretes encuentran tirada una bici del servicio de municipal de bicicletas de Sevilla. Eran las tres y pico de la madrugada y con toda probabilidad, dado el horario, en esas condiciones que se definen como más colgados que un jamón. Montan los dos y apenas avanzan los detiene la policía. La escena cantaba más que la Giralda. Los enchironan. Como uno de ellos es menor, el marrón se lo come el que acaba de cumplir los 18. Se llama Adrián Manuel Moreno. Le caen seis meses “por robar una bicicleta”, valorada, según el servicio correspondiente del Ayuntamiento sevillano, en 1.200 euros. Un poco cara, diría yo, cuando se compran al por mayor.
Pero sigamos con la historia. No mucho después al Adrián le pillan en un “allanamiento de morada”, y vuelta a comisaría. Empieza a ser un reincidente. Una mala tarde se le ocurre conducir un coche cuando tenía el carnet con el permiso cancelado y menos puntos que la abuela del bingo. Pero gracias a que la justicia es lenta, pero segura como una funeraria, a Adrián le dio tiempo a cambiar de vida. Se casó, tiene dos hijos y un trabajo fijo. ¡Fijo!, oigan bien lo que les digo. ¡Fijo! Ahora le ha llegado la notificación de que ingresará en la cárcel, tras la resolución de la Audiencia, a menos que el Gobierno le indulte. ¿Se imaginan al Consejo de Ministros, presidido por Rajoy, atendiendo a una solicitud de indulto pronunciada por el atildado ministro de Justicia, para un pringao que cogió una bicicleta que no era suya, una madrugada de farra y alegría en Sevilla, allá por el 2008?
Hemos vuelto a De Sica y Zavattini y al mundo neorrealista de El ladrón de bicicletas. Tanto que en muchos aspectos se palpa el ambiente de la década de los cincuenta, cuando era posible enchironar a un parado por robar una bicicleta y declarar exentos de tales rigores judiciales a los chorizos más importantes que se repartían por el país. ¿Se imaginan la lista que podríamos hacer desde aquel día de junio del 2008 hasta ahora mismo, de todos los que en vez de vacilar con una bici en una noche loca, se llevaron la fábrica, la vendieron y dejaron al personal de un pasmo y en la calle? Y quien dice una fábrica de bicicletas, puede poner un banco, una industria, una operación financiera contada en millones de euros. Decir esto ahora se llama demagogia, en otro tiempo se llamaba por su nombre y tiene muchos. Pero el chiste más grande del bla-bla-bla institucional es que la justicia es igual para todos, frase que en honor a la verdad debería ser corregida y aumentada: la justicia es igual para todos siempre y cuando partan de las mismas condiciones. Y esas condiciones exigen en primer lugar patrimonio, y en segundo unos buenos letrados. A partir de ahí la justicia es igual para todos ellos.
De no ser porque se trataba de un antiguo magistrado del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya no lo hubiera creído. Y además lo firmaba valerosamente con su nombre y dos apellidos, Angel García Fontanet. En un artículo más que brillante, titulado “El honor del defraudador” (El País), dejó escrito: “[La minoría progresista del Consejo General del Poder Judicial] se opone a la publicación [de la identidad de los defraudadores] alegando que los derechos individuales de los grandes delincuentes fiscales son prevalentes al deber constitucional de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos”.
De no haberlo escrito persona tan principal ni yo mismo me lo hubiera creído. Esta obsesión “garantista” de algunos juristas progres, o antiguamente progres, digámoslo todo, muchos de los cuales acaban trabajando o montando grandes bufetes de abogados expertos en salvar a blanqueadores, traficantes y demás personal socialmente relevante, me provoca arcadas… Me ocurre también cuando contemplo a Rodrigo Rato veraneando en un yate mientras le vienen encima unas acusaciones que convierten al ex director del FMI en un insaciable delincuente. El “garantismo”, en una sociedad como la nuestra, no es más que un recurso para que Millet se exhiba en silla de ruedas, como si se tratara de una película de Berlanga. O que Bárcenas pueda ir a esquiar, como si nada hubiera pasado. O que Pujol y familia aparezcan sin sufrir el desprecio social que se merecen. Es la diferencia entre robar una bicicleta y quedarse con millones del erario público. Cuando oiga la frase “dejemos que la justicia haga su trabajo”, échese a temblar, porque el asunto ya está decidido.
Nuestra sociedad se ha recubierto de una costra de gozosa indiferencia. Roban todos, dicen. Como si eso fuera un argumento para la impunidad. El garantismo, o lo que es lo mismo, el supuesto respeto a las leyes y por tanto a los derechos del delincuente de altos vuelos, gente que provoca la ruina de otros pero jamás la suya, ha llegado a un punto en el que se traduce como una provocación. Cuando en un país se puede cesar a un alto cargo del Consejo de Seguridad Nuclear, como es el caso de Rodolfo Isasia, porque se opone a restringir la información a la ciudadanía sobre los incidentes que suceden en las centrales nucleares, es que estamos al borde de un régimen corporativo, donde lo que usted cuenta en realidad no cuenta para nada. Entre lo que denunciamos y sus consecuencias, media un abismo, una especie de barranco de desechos acumulados. En apenas unas horas se ha convertido en humo, en aire, contaminante y corrosivo pero socialmente inocuo.
Estamos en manos de un personal impresentable. Escucho a los ministros, casi sin excepciones notables, y me llevo las manos a la cabeza. Excuso decir que lo nuestro, lo de casa, esto es de traca. ¿De verdad esta sociedad se merece esto? Siempre me he negado a admitir ese aforismo de que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. No es cierto. Bastaría con echar la vista atrás para entender que eso es una justificación de la injusticia. Tenemos los gobiernos que nos venden y nos publicitan y nos acongojan, porque la gente tiene una capacidad infinita para comulgar con ruedas de molino. Y si no que se lo pregunten al alimón a Mariano Rajoy y Artur Mas.
Estamos en el nivel más alto de corrupción del occidente europeo. Nuestra mafia es tan eficaz y controla tanto poder que no necesita matar, se conforma con la extorsión. Además cuando hay muertos se procura con rigor y eficacia que no salgan en los diarios. Si los sicarios son anónimos, todo lo más unas siglas, los poderosos apenas si son reconocibles. Los partidos institucionales, desde el PP a Convergència –partido institucional por excelencia, tal como lo creó Pujol– hasta el PSOE, están de mierda hasta las orejas. Y como gran solución se les ha ocurrido la manipulación de la judicatura hasta extremos que sobrepasan la decencia.
Como el ciclista de Sevilla que solicita un indulto, parece como si todos tuviéramos que pedir al poder que nos indulte. No sé qué habremos hecho pero el ministro Fernández Díaz tiene muy claro que somos sospechosos de colaborar con el enemigo. ¿Y quién es el enemigo? Todo aquel que no es amigo. La ley mordaza nos coloca a los pies de los caballos. Hay tantas razones para acusarnos. Pero esto no es lo peor, lo más grave es que quien aspira a rescatarnos de lo que nos amenaza está jugando a hacer política y se divierte muchísimo con entrevistas y debates.
En un país donde se ha degradado la política entendida como profesión resulta que nuestros medios de comunicación dedican sus informativos y sus páginas a eso que la gente aborrece. No es una cuestión de miedo sino de inquietud. La impunidad del poder, allí y aquí, es tan evidente que al ciudadano le cabe preguntarse: “Si me sucediera algo, ¿a quién recurro?”. Tiempos de inquietud en una sociedad a punto de explotar, porque no es fácil volver a los tiempos de neorrealismo y de El ladrón de bicicletas sin que aparezca un fenómeno, aún reducido pero ya presente, la violencia. Había pensado terminar con una frase hermosa sobre el otoño y las setas, pero creo que está de más.
submitted by antoniogisbert to podemos [link] [comments]


2015.07.05 00:02 burtzev [Argentina] 7 de Julio: Apoyemos a Zanon en su perseverancia por la austogestión obrera July 7: We support Zanon in their perseverance for workers' self management Español/English Cross post from r/worldanarchism

En los años transcurridos desde la ocupación de la fábrica en 2001 en el apogeo de la crisis financiera de Argentina y la formación de la cooperativa FaSinPat en 2005 que formalizó el control obrero en la empresa los trabajadores de ex Zanon han convertido en celebridades mundiales . Su respuesta a la austeridad a la clase dominante ' se ha documentado en numerosos artículos , informes, libros e incluso una película documental.
De hecho, han abierto un camino en el que muestra un método mediante el cual la gente común puede luchar contra las decisiones de sus ' superiores ' , un método moderno que da una alternativa a los sueños políticos, "revolucionario" o reformista , de los partidos políticos . Cada paso , sin embargo, tiene involucradar la lucha y el trabajo duro , la inteligencia y la experimentación.
Una vez más hay otra lucha. Máquinas deprecian . Los avances técnicos se llevan . Las fábricas tienen que ser actualizado . Pese a las promesas y donaciones generosas a la industria privada el gobierno argentino ha arrastrado a sus pies durante dos años en los fondos para la fábrica FaSinPat.
Una vez más los trabajadores FaSinPat están pidiendo al apoyo público que ha resistido contra el gobierno muchas veces antes . Aquí de Rojo y Negro , la voz del CGT española , es su nota de prensa.
@@@@@
En el día de hoy Los obreros/ras de FASINPAT (ex zanon) junto al sindicato ceramista realizamos una conferencia de prensa en la fábrica. Y al 12hrs del medio día en el Hotel Bauen (capital federal) con la presencia de Nora Cortiñas Adolfo Pérez Esquivel Myriam Bregman Referentes Gremiales, trabajadores Garrahan ,Bauen organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles y DDHH. Para informar públicamente la situación que estamos atravesando en la fábrica ante la falta de decisión por parte del Gobierno Nacional de no otorgar los créditos necesarios para la renovación tecnológica y del gobierno de la provincia de Neuquén de atender el reclamo de créditos que también sirvan apara la renovación tecnológica.
Se llevan más de 2 años presentando toda la documentación requerida por el Ministerio de Economía de la Nación para poder acceder al crédito del FONDEAR. y toda la documentación por el crédito comprometido por el mismo gobierno de 32000000$.
La fábrica está amenazada y nuestro futuro también. La maquinaria se transformó en obsoleta y eso complica y hace muy difícil la producción y eleva a cifras millonarias el consumo de gas y energía eléctrica. Nuestros salarios están retrasados en tres quincenas y comienza a genera NECESIDADES EN NUESTRAS FAMILIAS, como lo hicimos en el 2001 no vamos a dejar que se caigan los puestos de trabajo ni la fabrica, y la falta de respuestas nos obliga a poner en venta unas fracciones de terrenos.
Todas las industrias cerámicas renovaron tecnología en estos años con financiamiento de los estados nacionales y provinciales. Sin ir más legos la vecina Cerámica Neuquén hasta la Cerámica Alberdi de Salta (cuya construcción fue totalmente financiada por el estado nacional)
Nosotros presentamos nuestro proyecto de renovación tecnológica en Nación el año 2013 y nos ingresaron en el programa de los créditos del Bicentenario. Antes de dar por finalizado este programa se habían entregado más de 11 mil millones de pesos a 500 empresarios, muchos de ellos filiales de monopolios extranjeros como Toyota, Carraro o Metalpar.
.Las obreras y obreros de zanon no bajaremos los brazos y daremos la pelea por la renovación tecnológica y la continuidad de la fábrica, es por eso que queremos informarle a la comunidad de nuestra situación.
Convocatoria
El día martes 7 de julio a las 9hs realizaremos una acción en capital federal para levantar nuestro reclamo, concentraremos en el congreso de la nación para dejar nuestro reclamo y desde allí marcharemos al ministerio de Economía de la Nación. Esta acción será acompañada por distintos sectores, de derechos humanos, políticos, estudiantiles y distintas delegaciones obreras.
Desde ya agradecemos a la comunidad el acompañamiento recibido y sabemos que en esta oportunidad también nos acompañaran
Agradecemos su difusión
Sindicato ceramista del Neuquén junto a los obreros de Zanon
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
In the years since the factory occupation in 2001 at the height of Argentina's financial crisis and the formation of the FaSinPat cooperative in 2005 that formalized workers' control in the enterprise the workers of ex-Zanon have become something of world celebrities. Their response to the ruling class' austerity has been documented in numerous articles, reports, books and even a documentary movie.
They have certainly blazed a trail in showing a method whereby ordinary people can fight back against the decisions of their 'betters', a modern method that gives an alternative to the political dreams, 'revolutionary' or reformist, of political parties. Every step, however, has involved struggle and hard work, intelligence and experimentation.
Once more there is another struggle. Machines depreciate. Technical advances take place. Factories have to be upgraded. Despite promises and generous grants to private industry the Argentine government has dragged its feet for two years on funds for the FaSinPat factory.
Once more the FaSinPat workers are calling on the public support that has stood against the government so many times before. Here from Rojo y Negro, the voice of the Spanish CGT, is their press release.
@@@@@
Today workers from FASINPAT (formerly Zanon) accompanied by the ceramist union conducted a press conference at the factory. And later at 12 noon at the Hotel Bauen (Federal Capital) with the presence of Nora Cortinas, Myriam Bregman, Adolfo Perez Esquivel, union representatives of the Garrahan workers, and Bauen social, political, union, student and human rights groups. To publicly report the situation we are going through at the factory in the face of the lack of decision on the part of the National Government to grant the necessary appropriations for the technological upgrade and the government of the province of Neuquén to meet the demand for loans also serve the technological upgrade.
They have taken more than 2 years after the presentation of all the documentation required by the Ministry of the National Economy to agree to the credit of FONDEA and all the documentation for the $ 32,000,000 credit promised by the government.
The factory is threatened and our future too. The equipment has became obsolete and that complicates and makes it very difficult to produce and raise the millions for consumption of gas and electricity. Our salaries were delayed for three fortnights and it begins to generate HUNGER FOR OUR FAMILIES. As we did in 2001 we will not let the jobs or the factory be lost, and the lack of answers makes us put on sale some portions of our land.
All the ceramic technology industries were upgraded in recent years with funding from national and provincial governments. Without going out of the neighborhood Cerámica Neuguen up to now Cerámica Alberdi Neuquen of Salta (whose construction was financed entirely by the national state).
We presented our technological renovation project in Nación 2013 and we entered the Bicentennial credit program. Prior to termination this program had delivered more than 11 billion pesos to 500 entrepreneurs, many of them subsidiaries of foreign monopolies like Toyota, Carraro or Metalpar.
.The Workers and workers of Zanon will not lower their arms and give up the fight for technological renewal and continuity of the factory. That is why we want to inform the community about our situation.
Call Out
On Tuesday, July 7th at 9am we will make an action in the Federal Capital to raise our demand, focusing on the Congress on the nation to make our claim and from there march to the Ministry of Economy of Argentina. This action will be accompanied by various sectors, human rights, political, student and various workers' delegations.
We appreciate the support of the community we have received and we know that this time they will also join us.
We appreciate your dissemination of this press release.
Neuquen ceramist union together with the workers of Zanon
submitted by burtzev to blackflag [link] [comments]


2015.07.04 23:39 burtzev [Argentina] 7 de julio: apoyemos a Zanon en su perseverancia por la autogestión obrera July 7: We support Zanon in their perseverance for workers' self management Español/English

En los años transcurridos desde la ocupación de la fábrica en 2001 en el apogeo de la crisis financiera de Argentina y la formación de la cooperativa FaSinPat en 2005 que formalizó el control obrero en la empresa los trabajadores de ex Zanon han convertido en celebridades mundiales . Su respuesta a la austeridad a la clase dominante ' se ha documentado en numerosos artículos , informes, libros e incluso una película documental.
De hecho, han abierto un camino en el que muestra un método mediante el cual la gente común puede luchar contra las decisiones de sus ' superiores ' , un método moderno que da una alternativa a los sueños políticos, "revolucionario" o reformista , de los partidos políticos . Cada paso , sin embargo, tiene involucradar la lucha y el trabajo duro , la inteligencia y la experimentación.
Una vez más hay otra lucha. Máquinas deprecian . Los avances técnicos se llevan . Las fábricas tienen que ser actualizado . Pese a las promesas y donaciones generosas a la industria privada el gobierno argentino ha arrastrado a sus pies durante dos años en los fondos para la fábrica FaSinPat.
Una vez más los trabajadores FaSinPat están pidiendo al apoyo público que ha resistido contra el gobierno muchas veces antes . Aquí de Rojo y Negro , la voz del CGT española , es su nota de prensa.
@@@@@
En el día de hoy Los obreros/ras de FASINPAT (ex zanon) junto al sindicato ceramista realizamos una conferencia de prensa en la fábrica. Y al 12hrs del medio día en el Hotel Bauen (capital federal) con la presencia de Nora Cortiñas Adolfo Pérez Esquivel Myriam Bregman Referentes Gremiales, trabajadores Garrahan ,Bauen organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles y DDHH. Para informar públicamente la situación que estamos atravesando en la fábrica ante la falta de decisión por parte del Gobierno Nacional de no otorgar los créditos necesarios para la renovación tecnológica y del gobierno de la provincia de Neuquén de atender el reclamo de créditos que también sirvan apara la renovación tecnológica.
Se llevan más de 2 años presentando toda la documentación requerida por el Ministerio de Economía de la Nación para poder acceder al crédito del FONDEAR. y toda la documentación por el crédito comprometido por el mismo gobierno de 32000000$.
La fábrica está amenazada y nuestro futuro también. La maquinaria se transformó en obsoleta y eso complica y hace muy difícil la producción y eleva a cifras millonarias el consumo de gas y energía eléctrica. Nuestros salarios están retrasados en tres quincenas y comienza a genera NECESIDADES EN NUESTRAS FAMILIAS, como lo hicimos en el 2001 no vamos a dejar que se caigan los puestos de trabajo ni la fabrica, y la falta de respuestas nos obliga a poner en venta unas fracciones de terrenos.
Todas las industrias cerámicas renovaron tecnología en estos años con financiamiento de los estados nacionales y provinciales. Sin ir más legos la vecina Cerámica Neuquén hasta la Cerámica Alberdi de Salta (cuya construcción fue totalmente financiada por el estado nacional)
Nosotros presentamos nuestro proyecto de renovación tecnológica en Nación el año 2013 y nos ingresaron en el programa de los créditos del Bicentenario. Antes de dar por finalizado este programa se habían entregado más de 11 mil millones de pesos a 500 empresarios, muchos de ellos filiales de monopolios extranjeros como Toyota, Carraro o Metalpar.
.Las obreras y obreros de zanon no bajaremos los brazos y daremos la pelea por la renovación tecnológica y la continuidad de la fábrica, es por eso que queremos informarle a la comunidad de nuestra situación.
Convocatoria
El día martes 7 de julio a las 9hs realizaremos una acción en capital federal para levantar nuestro reclamo, concentraremos en el congreso de la nación para dejar nuestro reclamo y desde allí marcharemos al ministerio de Economía de la Nación. Esta acción será acompañada por distintos sectores, de derechos humanos, políticos, estudiantiles y distintas delegaciones obreras.
Desde ya agradecemos a la comunidad el acompañamiento recibido y sabemos que en esta oportunidad también nos acompañaran
Agradecemos su difusión
Sindicato ceramista del Neuquén junto a los obreros de Zanon
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
In the years since the factory occupation in 2001 at the height of Argentina's financial crisis and the formation of the FaSinPat cooperative in 2005 that formalized workers' control in the enterprise the workers of ex-Zanon have become something of world celebrities. Their response to the ruling class' austerity has been documented in numerous articles, reports, books and even a documentary movie.
They have certainly blazed a trail in showing a method whereby ordinary people can fight back against the decisions of their 'betters', a modern method that gives an alternative to the political dreams, 'revolutionary' or reformist, of political parties. Every step, however, has involved struggle and hard work, intelligence and experimentation.
Once more there is another struggle. Machines depreciate. Technical advances take place. Factories have to be upgraded. Despite promises and generous grants to private industry the Argentine government has dragged its feet for two years on funds for the FaSinPat factory.
Once more the FaSinPat workers are calling on the public support that has stood against the government so many times before. Here from Rojo y Negro, the voice of the Spanish CGT, is their press release.
@@@@@
Today workers from FASINPAT (formerly Zanon) accompanied by the ceramist union conducted a press conference at the factory. And later at 12 noon at the Hotel Bauen (Federal Capital) with the presence of Nora Cortinas, Myriam Bregman, Adolfo Perez Esquivel, union representatives of the Garrahan workers, and Bauen social, political, union, student and human rights groups. To publicly report the situation we are going through at the factory in the face of the lack of decision on the part of the National Government to grant the necessary appropriations for the technological upgrade and the government of the province of Neuquén to meet the demand for loans also serve the technological upgrade.
They have taken more than 2 years after the presentation of all the documentation required by the Ministry of the National Economy to agree to the credit of FONDEA and all the documentation for the $ 32,000,000 credit promised by the government.
The factory is threatened and our future too. The equipment has became obsolete and that complicates and makes it very difficult to produce and raise the millions for consumption of gas and electricity. Our salaries were delayed for three fortnights and it begins to generate HUNGER FOR OUR FAMILIES. As we did in 2001 we will not let the jobs or the factory be lost, and the lack of answers makes us put on sale some portions of our land.
All the ceramic technology industries were upgraded in recent years with funding from national and provincial governments. Without going out of the neighborhood Cerámica Neuguen up to now Cerámica Alberdi Neuquen of Salta (whose construction was financed entirely by the national state).
We presented our technological renovation project in Nación 2013 and we entered the Bicentennial credit program. Prior to termination this program had delivered more than 11 billion pesos to 500 entrepreneurs, many of them subsidiaries of foreign monopolies like Toyota, Carraro or Metalpar.
.The Workers and workers of Zanon will not lower their arms and give up the fight for technological renewal and continuity of the factory. That is why we want to inform the community about our situation.
Call Out
On Tuesday, July 7th at 9am we will make an action in the Federal Capital to raise our demand, focusing on the Congress on the nation to make our claim and from there march to the Ministry of Economy of Argentina. This action will be accompanied by various sectors, human rights, political, student and various workers' delegations.
We appreciate the support of the community we have received and we know that this time they will also join us.
We appreciate your dissemination of this press release.
Neuquen ceramist union together with the workers of Zanon
submitted by burtzev to worldanarchism [link] [comments]


2015.06.29 21:55 qryq La geopolítica del declive mundial de Estados unidos. Washington versus China en el siglo XXI. (1)

Incluso para los más grandes imperios la geografía es a menudo destino. Sin embargo, esto no lo enseñaron en Washington. Las élites políticas, de seguridad nacional y de política estadounidense siguen ignorando los fundamentos de la geopolítica que han coformado el destino de los imperios mundiales en los últimos 500 años. En consecuencia, no han entendido el sentido y la importancia de los rápidos cambios globales que se han producido en Eurasia y que están socavando la ambiciosa estrategia de Washington para dominar el mundo de las últimas siete décadas.
Una mirada superficial por lo que actualmente se entiende por "sabiduría" interna en Washington revela una concepción del mundo sorprendentemente insular. Fíjense por ejemplo en el científico político de Harvard, Joseph Nye Jr., conocido por haber creado el concepto de "poder blando". Proporcionando una lista de las maneras en la que él cree que el poder militar, económico y cultural de Estados Unidos sigue siendo único y superior, recientemente sostenía (1) que no existe ninguna fuerza, interna o global, capaz de eclipsar el futuro de Estados unidos como principal potencia mundial.
A quienes señalan la emergente economía de Beijing y proclaman este "el siglo chino", Nye les ofreció un listado de incovenientes: la renta percápita china <> la de Estados Unidos; de manera miope, ha <>; no ha <>. sobre todo, declaró Nye, China sufre <>
O dicho de otro modo (y en esto Nye es representativo de todo un mundo de pensamiento en Washington): con más aliados, barcos, combatientes, misiles, dinero, patentes y películas taquilleras que ninguna otra potencia, Washington gana definitivamente.
Si el profesor Nye dibuja el poder en números, el último mamotreto del ex secretario de Estado, Henry Kissinger, modestamente titulado "World Order" (2) [Orden mundial] y aclamado (3) en las reseñas como nada menos que una revelación, adopta una perspectiva nietzscheana. El eterno Kissinger presenta la política mundial como si fuera un plástico, es decir, sumamente susceptible de ser modelada por grandes líderes con deseos de poder. Según este criterio, siguiendo la tradición de los grandes diplomáticos europeos, Charles de Talleyrand y el príncipe [Klemens von] Metternich, el presidente Theodore Roosevelt fue un intrépido visionario que impulsó "el papel estadounidense en la gestión del equilibrio Asia-Pacíifico". Por otro lado, el sueño idealista de Woodrow Wilson de la autodeterminación nacional le volvió un inepto en geopolítica, mientras que Franklin Rooselvelt estuvo ciego ante la inflexible "estrategia global" del dictador soviético Joseph Stalin. Harry Truman, por el contrario, superó la ambivalencia nacional para comprometer a "Estados Unidos en la conformación de un nuevo orden internaioal", una política sabiamente seguida por los siguientes 12 presidentes.
Entre los más <>, insite Kissiger, estuvo el líder del <>, George W. Bush, cuya apuesta firme por la <> habría tenido éxito al no ser por el <> y los reyes.
Y quizá esa sea una perspectiva reconfortante en Washington en un momento en el que la hegemonía de Estados unidos está desmoronándose en medio de un desplazamiento tectónico del poder mundial.
Con unos visionarios en Washington tan obtusos en cuestiones de geopolítica, quizá haya llegado el momento de volver a los principios básicos. Eso significa regresar al texto fundacional de la geopolítica moderna, el cual sigue siendo una guía indispensable pese haber sido publicado en una oscura revista de geografía británica hace más de un siglo.
Sir. Halford inventa la geopolítica.
En una fría tarde londinense de enero de 1904, Sir Halford Mackinder, el director de la London School of Economics, "cautivó" a las personas reunidas en el auditorio de la Real sociedad Geográfica (Londres) en (el número 1 de) Savile Row, mientras pronunciaba una conferencia con el atrevido título "The Geographical Pivot of History" ("El pivote geográfico de la historia"). Esta conferencia evicenció, a decir el presidente de la institución, "una brillantes descriptiva [...] rara vez igualada en esta sala".
Mackinder sostuvo que el futuro del poder mundial no radicaba como imaginaba la mayoría de los británicos, en controlar las vías marítimas mundiales, sino en la vasta masa de tierra que el denominó <>. Apartando la atención de Estados Unidos para colocar a Asia Central en el epicentro del globo, e inclinando el eje de la tierra un poquito más hacia el norte de lo que lo hace la proyección de Mercator, Mackinder redibujó y, por tanto, reconceptualizó la cartografía mundial.
Su mapa mostraba África, Asia y Europa no como tres continentes separados, sino como una masa de tierra unitaria, una auténtica "isla mundial". El ancho y profundo "heartland" ("corazón contienental") -6.437 km desde el golfo Pérsico hasta el mar de Siberia Oriental- era tan enorme que sólo podría ser controlado desde sus "rimlands" ("márgenes continentales") en Europa Oriental o lo que él denominó "marginal" marítimo en las mareas circundantes.
El <> Esta enorme movilidad, explicó más adelante, dio a los navegantes europeos <>
Sin embargo, el "heartland" de esta vasta masa de tierra, una "región pivote" que se extiende desde el golfo Pérsico hasta el río Yantzé en China, sigue siendo nada menos que el punto arquimédico del poder mundial futuro. <>, resumió Mackinder. <> Más allá de la vasta masa de esa isla mundial, que conforma el 60% de la superficie terrestre del planeta, se encontraba un hemisferio de menor importancia cubierto de grandes océanos y unas pocas "islas más pequeñas" lejanas. Se refería, por supuesto, a Australia y las Américas.
Para la generación anterior, la apertura del Canal de Suez y el transporte marítimo a vapor habían <>. Pero los futuros ferrocarriles podían tener <>, afirmaba Mackinder, disminuyendo los costes de transporte marítimo y desplazando el centro neurálgico del poder geopolítico tierra dentro. Con el tiempo, el "Estado pivote" de Rusia podría, aliado con otra potencia como Alemania, expandirse <>, permitiendo <>
Durante las dos horas siguientes, según iba leyendo un texto denso con la síntasis enrevesada y las referencias clásicas esperadas de un antiguo catedrático de Oxford, su audiencia supo que estaba teniendo conocimiento de algo extraordinario. Varias personas se quedaron después para realizar extensos comentarios. Por ejemplo, el reconocido analista militar, Spencer Wilkinson, el primero en ocupar una cátedra de historia militar en Oxford, se declaró poco convencido de la <>
Ante la presión de su entendida audiencia para que tuviera en cuenta otros hechos y factores, incluyendo el <>, Mackinder respondió: <> En lugar de explicar hechos específicos, Mackinder estaba elaborando una teoría general sobre la relación causal entre geografía y poder mundial. <> entre las potencias marítimas como Gran Bretaña y Japón situados en el marginal marítimo y <> dentro del heartland euro-asiático que pretendía contener.
Mackinder no sólo expresó una visión del mundo que influiría en la política exterior durante varias décadas, sino que en aquel momento acababa de crear [5] la ciencia moderna de la <>: el estudio de cómo la geografía, bajo determinadas circunstancias puede conformar el destino de los pueblos, naciones e imperios enteros.
Aquella noche en Londres fue, por supuesto, hace muchísimo tiempo. Era otra época. Inglaterra estaba de duelo por la muerte de la reina Victoria. Teddy Roosevelt era presidente. Henry Ford acababa de abrir una pequeña fábrica de automóviles en Detroit para fabricar su modelo A, que tenía una velocidad punta de 45,06 Km/h. Solo un mes antes, el "Flyer" de los hermanos Wright realizó su primer vuelo, alcanzando una altura de 36,57 m, para ser exactos.
Y aún así, durante los siguientes 110 años las palabras de Sir Halford Mackinder ofrecerían un prisma de excepcional precisión para entender la a menudo oscura geopolítica detrás de los conflictos mundiales más importantes: dos guerras mundiales, una Guerra Fría, las guerras de Estados unidos en Asia (Corea y Vietnam), dos guerras en el golfo Pérsico e incluso la interminable pacificación de Afganistán. La pregunta hoy es: ¿Cómo puede ayudar Sir Halford a entender no solo los siglos pasados, sino el próximo medio siglo?
http://www.amazon.com/dp/0745690076/ref=nosim/?tag=tomdispatch-20
http://www.amazon.com/dp/1594206147/ref=nosim/?tag=tomdispatch-20
http://www.wsj.com/articles/book-review-world-order-by-henry-kissinger-1409952751
http://www.jstor.org/stable/3451460?seq=1#page_scan_tab_contents
http://www.jstor.org/stable/3451459
 CONTINUARÁ... 
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


pelicula LAGRIMAS DE MI BARRIO - YouTube Primer Película de los Hermanos Lumière Las mejores películas de Kaitlyn Dever HERMANOS LUMIÉRE 'PRIMERAS PELICULAS EN EL MUNDO' Blanco Perfecto Película Francotirador FBI en Español ... Gente de los medios hace su agosto transmitiendo las redadas en el Toque de Queda Show De Perros 2018 Pelicula Completa En Español Latino ... 'El Bosque de la Masacre' Pelicula completa en español ... Mejor Peliculas de Accion 2019 - Peliculas de Accion ...

La fábrica de lo viral - Capitán Swing

  1. pelicula LAGRIMAS DE MI BARRIO - YouTube
  2. Primer Película de los Hermanos Lumière
  3. Las mejores películas de Kaitlyn Dever
  4. HERMANOS LUMIÉRE 'PRIMERAS PELICULAS EN EL MUNDO'
  5. Blanco Perfecto Película Francotirador FBI en Español ...
  6. Gente de los medios hace su agosto transmitiendo las redadas en el Toque de Queda
  7. Show De Perros 2018 Pelicula Completa En Español Latino ...
  8. 'El Bosque de la Masacre' Pelicula completa en español ...
  9. Mejor Peliculas de Accion 2019 - Peliculas de Accion ...
  10. GENTE DE MEDIOS - YouTube

Es apenas un archivo. No es un medio de comunicación. Gente de Medios es un medio de conversación. Pelicula mexicana de 1973. Buena calidad. Gente de los medios hace su agosto transmitiendo las redadas en el Toque de Queda según Roberto Neris http://Telenord.com.do - El Nordeste a solo un click Re... El cinematógrafo fue patentado el 13 de febrero de 1895. Ese mismo año, los Lumière rodaron su primera película, Salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon. Fue presentada el 22 de ... Nueva película de acción 2020: https://bit.ly/2Nl39sO Películas de ciencia ficción completas: https://bit.ly/31Ov35T Videos populares-Películas de acci... Mejor Peliculas de Accion 2019 - Peliculas de Accion Completas en Español Latino 2019 #13 HOLA MEN Salida de la fábrica Lumière, es la primer película proyectada en 1895, por los Hermanos Lumière. Bienvenido a... ¡Las mejores películas de Kaitlyn Dever! En nuestro canal encontrarás centerares de TOPS y rankings de las mejores películas de todos los géneros, actores y nacionalidades. Es una película basada sobre los hechos reales. La masacre fue motivada por la propuesta del jefe de la NKVD Lavrenti Beria , de 5 marzo 1940, para ejecutar ...